Eterna espera de esperar esperando

Estándar

El Fray Cobayo espera impaciente a Chico Fresqui. Pero no llega. Ni llegará. Y ni siquiera sabe para qué quiere verlo. A final de cuentas, con él o sin él, la miseria le seguirá manando de la médula espinal.

Hay día en los que sólo lleno el tiempo. Parafraseando a Santa: “Llega la noche y agradezco que el día termina, amanece y me maldigo por seguir vivo”. Me siento atrapado en una coreografía mal hecha. Es como el lago de los cisnes, pero sin cisnes, tan sólo patos de segunda pretendiendo estar en estanque, ignorando que en realidad tienen las patas clavadas al piso, engordando su hígado y esperándo el día final, para por fin ser la almohada sobre la que se represente la peor de las pesadillas.

Se levanta y sale a darse una vuelta. Nada ha cambiado. Todo sigue igual… el “Señor Director” sigue de vacaciones, mandando mails de vez en cuando y recordándole lo poco que ya falta para hacer la prueba de cámara y luces. Claudia anda perdida en el Defe. La última vez que tuvo noticia de ella, fue en la representación anual de la matanza del cristo iztapaluqueño. Tal vez -conjetura Cobayo- se suicidó por lo del papa. De Chico Fresqui tampoco tiene noticias. La última vez lo vio junto con Unioftalmos, pero sólo un rato.
Y la verdad, es que Fray Cobayo a ninguno extraña. La soledad no lo deja solo.

Ameneció y anocheció. Y punto. No hay gran qué para comentar. El trabajo cada día es más monótono y mis alumnos más… más… más… ¿insospechadamente intrascedentes? Caray, ya ni siquiera me sorprenden con sus barrabasadas.
En los libros de texto de la SEP, se definía al filósofo como una persona siempre pendiente a ser sorprendida. Y se me sigue haciendo una gran mamada. ¿De qué puede sorprenderse uno? ¿De las bestialidad ajena? ¿De la propia? Llega un momento en el que uno ya no puede hacerse más pendejo de lo que ya es…

Fray Cobayo revisa su reloj, se le ha hecho muy tarde para ir a ningún lugar. Suelta un suspiro. Uno más. Después un pedo. Es oficial, el Cobayo se ha quedado vacío por dentro.

Anuncios

2 comentarios en “Eterna espera de esperar esperando

  1. Cuidate de los idiotas, te pueden sorprender……..O siendo más idiotas, o volviendose politicos en visperas de desafueroY a nombre de la comunidad de alumnos intelectualiodes….haciendo uso de la palabra criticaré a los maestros.En Lengua española estamos estudiando a García Lorca, pero la maestra no distingue al poeta y escritor granadino de una imagen del papa, con todo respeto Fray Cobayo y limpiandome los mocos en su toga le digo:No se queje! todo s mueren antes, los quejosos duran más, compre un puerco y un frufrpu y sea feliz [Director de cine]:PSaludos Don Cobayo, tanto tiempo sin leer blog alguno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s