Francas oraciones para dar muerte a un día

Estándar

Fray Cobayo despertó. Hubiera sido mejor no haberlo hecho.

Muerte… verte… sentirte… irte… partir… mártir… martillo… casquillo… pistola… estola… estúpido… yo

Hay días en los que me siento francamente podrido. Hoy fue uno de ellos…. incluso mi sudor tenía algo de pegajoso y dulezón, de carcomido y lacerante. Preferiría estar detrás de un escaparate, encerrado en un museo, detenido por un liezo, enmarcando la miseria con madera. A la izquieda y abajo, el nombre de la obra, las proporciones y el autor desconocido. Toda una pieza del museo nacional de la birsutería.

Muerte… suerte… la muerte puede ser un golpe de suerte.

Fray Cobayo se levantó de la cama. El suelo frío, el aire cálido, la vida gris y los lentes sucios. El pelo enmarañado, la baba durmiendo en la almohada y la barba enredada en la basura que fue el último día. Fray Cobayo se levantó de la cama. Hubiera sido mejor no haberlo hecho.

Muerte… tenerte… escucharte… castrarte… golpearte… matarte… la muerte es un bonito círculo rojo.

Camino por las calles, pero en realidad siento el asfalto transitar por mi cara engalanada de ojeras y lagañas. Cargo con el morral de todos los días, pero olvido las listas, los exámenes calificados y un buen pretexto para llegar tarde a la primer calse del día. Las alumnas de las nueves esperan. Yo desespero. Y no vamos a ninguna parte.

Muerte… Marte… guerra… planeta… dios… dos… compañía… soledad… el uno… la luna… si me preguntan, la gente sólo muere de noche.

Fray Cobayo abrió la llave del agua caliente. Y salió frío. Se baño con jabón. Se enjuagó en azufre. Fray Cobayo apesta a huevo podrido. Camina por el baño y se viste. La misma ropa de todos los días. Sale y se peina lo coleta lo mejor que puede. Le queda chueca. Desayuna, pero la comida le sabe a contratiempo. A Fray Cobayo se le ha hecho tarde. Sale de la madriguera… y hubiera sido mejor no haberlo hecho.

Muerte… martes… mares… oceanos… ¿o sea, no?… La muerte es un privilegio de los fesas.

Traté de sonreír a los motivos del día, pero ellos jamás se presentaron. Traté de acloparme a la rutina, pero el día no encajaba en mis horarios. Traté de sobrevivir… y eso fue lo único que logré. Sobrevivir es cansado, porque no basta con que vivas, hay que hacerlo sobre… sobre-vivir…. vivir demasiado. Prefiero quedarme dormido y despertar cuando empiece el pandemonium… peor me informan que ya pasó… me tendre que aguantar esta vida de burócrata educativo.

Muerte… morirte… podrirte… redimirte… salvarte… santísimo Jesucristo, espero tu tercer venida… en mi boca.
Anuncios

Un comentario en “Francas oraciones para dar muerte a un día

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s