Crónica chafa de un vuelo charter sobrevolando inconexas emociones

Estándar

Fray Cobayo sentado en una mesa. Tres parejas de jóvenes adultos contemporaneos conversan. Conversan su estupidez, de izquierda a derecha. Una lluvia de ideas. Aguacero de estupideces. La ex-haciendo de los Morales (Uy, ¡qué naaais!) como marco de referencia. Y Fray Cobayo usando un trajecito muy mono. Uno que no combina. Se ve mono porque es igualito a un chango. Pero eso sí, a uno de Chapultepec, ni madres que de Zacango, Africam o Zoofari.

Las rejas de Chapultepec, las rejas de Chapultepec, son verdes, son verdes, nomás para usté.

Silencio. Todo ocurre en silencio. Con hilos invisibles, invencibles. Los hados sosteniendo el hilo, tensándolo y cortándolo con tijras de punta chatitas. Las tres parcas con un sólo ojo; propiedad comunal vs. propiedad privada. La gente que se priva de la risa. Que se priva porque se reprime. Que se priva porque lo hace demasiado. Los significados equívocos formados de grandes a chiquitos. Uno tras otro, uno tras otro.

Bipolaridad… polaridad… polaroid… polar… molar… inmolar… moler… molestar… malestar… Esta bipolaridad chafa es tan sólo parte del malestar en la cultura.
Polanco y sus alrededores. No puedo decir que me la pasé mal. Incluso podría decírce que me la pasé bien. Lo bizarro fue lo extraño. Y lo extraño fue estar dentro de la Iglesia de un tal Loyola, escuchando a una próxima tumba (supulcros blancos, interiores podridos) decir lo importante que es rezar el rosario enf amilia todos los días. Lo extraño fue vestir como me vestí. No me veía formal, tampoco casual, ni siquiera bien; meramente esperpéntico, es decir, as usuall.
En la mañanita cuando sale el sol, sale la gallina y se le ve el calzón.
Fray Cobayo despertó sin grandes angustias. Sus sueños guardados en el inconsciente colectivo. El día aprece ser sorteable, Fray Cobayo transita por él amablemente. Será cosa de ver cómo sobrevive a la tarde… porque siempre es peor en la tarde, siempre por la tarde, EN la tarde. ¡Cómo le pesa esa preposición bellaca al endeble Fray Cobayo! Lloremos por él.
Bipolaridad… bisexualidad… bilateralidad… siempre tendiendo hacia dos alas, cuando no es el miedo, es la depresión… yo siempre vuelo cerca del suelo.

Anuncios

4 comentarios en “Crónica chafa de un vuelo charter sobrevolando inconexas emociones

  1. La hacienda de los Morales, increible que no sea de la familia Morales[Sonido de batería e chiste malo]pobre cobayo radioheadenhico helénico, postmileneico, dedique sus rezos a la buenabenturanza del placer de masturbarse mientras comes cheetos pretextando el naranja de metico caido en tus manos. Todo sea por las ovejas del señor…….mmmmmhhhh BARBACOA!!!!!Saludos cobayo convulso en un vuelo charter

  2. seguro estabas haciendo tu primera comunión mjmjmjno ya, en serio… esos juegos de palabras me gustan, sobretodo porque a mi también me da por andar entre dos y de dos en dos y a dos del suelo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s