Desde el desván

Estándar
Macel y Pink, escurridizos. El primero no se deja escribir. La primera no se deja escribir. El segundo no quiere ser escrito. Teme a la punta filosa de la pluma. Anónimo persigue a Mateo. Siempre lo hace. Y siempre pierde. Joaquín sigue metiéndose coca hasta por el culo. Y yo, yo sólo trato de alcanzarlos y someterlos. Pero son más rápidos. Escurridisos. Dicen necesitar música. Yo los busco en silencio. Me piden cariño, yo tengo un fuete.
Todo por el pretexto de pedir. Vente en mi boca.
Anuncios

Convocatoria

Estándar

Como un esfuerzo para promover el suicidio entre la población adulta, Fray Cobayo del Monte AC y la OPSC Sui Caere lanzan la siguiente convocatoria al:

1er prermio al mérito suicida 2005

BASES

1) Podrán concursar los mexicanos mayores de 21 años, cumplidos a la fecha de cierre del certamen.
2) No podrán conscursar familiares, pareja(s)o alumnos de los miembros del comité organizador, así como tampoco integrantes de las jerarquías religiosas.
3) El comité calificador es libre de aceptar o rechazar cualquier solicitud sin dar mayores explicaciones que las estipuladas por la ley.
4) El comite calificador (leáse jueces) estará integrado por personalidades reconocidas en el ramo
5) El dictamen del jurado es inapelable e inalienable, y se dará a concoer en los periódicos de menor circulación.
6) Todos los interesados deberán enviar fotografía de cuerpo completo (antes de suicidarse) y un video formato Hi8 en el que se muestre explícitamente el suicidio del individuo en cuestión. Así mismo, en sobre cerrado y aparte, se debe de anexar una copia del certificado de defunción (intentos de suicidio no cuentan), un comprobante domiciliario y una trsite carta despidiéndose del mundo cruel (de preferencia escrita con lapiz labial rosa).
7)La fecha de cierre de recepciones es el 1 de Junio del 2005. Todos los materiales deben ser enviados a la siguiente dirección:

Fraccionamiento Valle Alegre,
calle de la esperanza número #41 (casi esquina con calzada Amor),
Cholula (la siempre bella), Puebla, México.
CP 069-666.

En el sobre debe de venir escrito con letra legible: “1er prermio al mérito suicida 2005” y dirigido todo al honorable Fray Cobayo del Monte Clemente-Jaques, fundador de esta noble asociación civil.
8) El premio podrá ser únicamente reclamado por la persona en cuestión, invalidando a amantes, esposas, hijas o tumores cerebrales radioactivos mutantes cualquier legalidad de reclamarlo.
9) El premio consiste en la entrega de una estatuilla hecha a base de cerilla de oído (parece talavera), un plato de mole rancio y un paseo en el Turibús de Cholula, así como el reconocimiento nacional e internacional de la Sociedad Sui Caere para promoción y desarrollo del suicidio en el mundo.
10) Al participar se aceptan todas los puntos anteriores y unos más que no vienen especificados en este convocatoria.

Heroica Cholula de los Ángeles (casi esquina con Puebla) y de Zarago-za, za, zá (mesa, mesa, mesa que más aplauda…) a 27 de mayo del 2005.


Fray Cobayo del Monte Clemente-Jaques
Director y fundador de el centro Fray Cobayo del Monte A.C.

De curiosos batones musicales

Estándar
Como dijo Cortazar: No se culpe a nadie… pero no puedo detenerme ante la tentación de contestar otro test… y esta vez robado de Seifer

Volumen total de musica en mi computadora:
Uta… demasiada, diría mi pc… Pos ya van como 5 o 6 cd’s de puro MP3 que grabo… y pos en la pc como que ya sale suficiente material para otro. No sé si sea mucho, pero para un fray imbécil que no peca de melómano, es too much.

El ultimo CD que compre:
Mmmh… pues… este… ahhh… ¿no recuerdo?… pos creo que fue el de Lila Downs… el de One Blood. Creo…

Cancion reproduciéndose ahorita:
Pos sigue Bésame mucho, de Telefunka… y acaba de dar el switchazo a Los Panchos con Solamente una vez…

Cinco canciones que escucho y significan mucho para mi:
Peligro, de Ely Guerra… me recuerda las viejas andadas, con Jade y Filipo, perdidos en la Roma, tratando de buscar un café abierto, donde Jade pudiera comer su lechuguita, Filipo beber su leche deslactosada y donde yo pudiera atascarme con el re-fill de americano…. y no lo encontramos, terminamos en un cafetín que está al lado de los bisquets Obregón y donde la gente nos miraba harto feo… ¿será porque somos harto feos?

Vente en mi boca, de Las Ultrasónicas… Yea y más yea… con esta cancioncita me chuté la noveleta homónima que hasta el día de hoy ha sido un fracaso editorial… pero qué carajos, me divertí mucho escribiéndola.

Lithium, de Nirvana… ¡Sexo drogas y rock and roll! Para todos los demás menos para mí… o al menos ese fue el slogan de mis tristes sucios años depresivos en el Centro Único de Maricones… pero qué caray, ahí concí a mis dos primeros grandes amores, a Jade y Filipo… y depsués huí al rancho (leáse Puebla)…

Karma Police, de Radiohead… ¿Perdón, me puedo cortar las venas?

Miss World, de Courtney Love… ¡Amote Courtney! No importarme que seas una despiadada asesina y una mala madre. Amote por casi ensañar tus paliduchos senos en cada video o por todo el tiempo estar lo suficiente drogada como para ser tú misma ¡eres mí ídola!… ¡nunca cambies!

Cinco personas a quienes les paso el baton:
La Niña Murciélago, Ayotl, Lisandro, Anafilia, Lady Blue

Días que fluctúan más rápido y barato que el peso mexicano (¿pluma o pesado?)

Estándar
Realmente no entiendo las relaciones interpersonales… creo que la maldición del hombre es tener que relacionarse con el hombre. El lenguaje es producto de este sino perverso… y hoy, hoy lo odio. Pero no mucho, la verdá sea dicha. Porque a final de cuentas, hacemos de él lo que se nos antoje. Es nuestra puta personal. Pero como toda puta, tiene precio fijo; el costo de usarlo como nuestros calzones, es no entendernos. Aunque la verdá poco importa. Pa’ qué quiero que me entiendan si ni yo meeesmo me entiendo (y si ni me importa entenderme).

Los ánimos fluctuantes, cual caja torácica de inodoro. Ora sube el flotador, ora baja. Por momentos vacío, por otros, vaciado. A veces lleno, a veces hasta el tope de mierda. Y jamás limpio. Con la sensación de sentirse limpio; pero eternamente infestado de gérmenes y bacterias. Ideas ponzoñosas, recursivas y de mala ortografía. Ha der ser el verano inminente y las primeras lluvias fuertes del año. El dolor de cabeza y el exceso de humo en los pulmones. Hombre Marlboro, quítate que ahí te voy con un cancer XXL.

La Pasionaria sigue floreando. La primer flor del año fue arrancada por el viento. Un avechucho muerto en mi balcón, con sus ojos desorbitados y sus plumas empezando a cerecer. ¿Pero quién le manda a las xodidas golondrinas hacer un nido en el hueco de un foco? Por pendejas tuve que inventarme un cepelio ficcionario ficticio. Y enterré al avechucho en la Pasionaria. Que su muerte alimente la vida de otros. Así debe ser. ¿Quiere ayudar a su comunidá? Pos mátese, dónele vida y déjenos oxígeno para respirar. Yo lo haría, pero estoy muy ocupado.

Y la vida irremediablemente continúa. La sequía de escritor me empieza a agrietar la piel. El tiempo se llena de dunas e insoportables vados. Yo sólo quiero vivir como cocainizado. Pero no quiero ser el cocainizado yo. O al menos no sólo yo. Quiero que todo se mueva al ritmo del beat dance noventero de Alfa radio (chafa). Punchis, punchis, punchis. Yea, yea, yeiii. Todo arriba, todo rápido, todo, todo, todo en movimiento frenético, hasta vomitar de la emoción. ¡Vomitemos! y luego, como los perros, traguémonos el vómito. ¡Sí, sí, sí! No pares, sigue sigue, no pares, sigue sigue. ¡Que el ruuum, el ruuum, el ruuum is on faierrr!

Sonoras repeticiones en un tiempo único que se repite dos veces

Estándar
Dos, tres, cuatro, cuatro, cuatro, dos. Todo se va a la mierda. Cuatro, cuatro, dos, dos. La rutina siempre gana. Dos, tres, tres, cinco. Nadie se sale con la suya. Cinco, cinco, cinco, tres. Al menos nadie que yo conozca. Dos, dos, dos. El silencio es el dolor de cabeza. Tres, tres, tres. El ruido, el ruido ya no está. Dos, dos, uno, dos. El silencio, ahora lo es todo. Tres, tres, tres. Y el todo ahora me duele por ser nada. Cero.

Situar los ojos en un objeto. Mirarlo hasta hacerlo perder su significado incial. Romper las formas que lo constituyen, a través de la vilentación del fondo. Desgajar el contorno a mordidas. Matizar la diferencias, hasta volvero indiferente con el medio. Desnudar las formas, disfrazar el contenido. Y después, después, después sólo hacerlo bolita y aventarlo al caño. Que todo se vaya a la mierda.

¿Es que nadie ha visto a un hombre con camisa hawaina?

Trabajo, trabajo, trabajo. Cuento de nunca acabar. Trabjo, trabajar, trabajando. Una y otra vez. Hasta el fin de los tiempos. Hasta el fin del fin de los tiempos. Y las vacaciones nunca funcionan. Porque no suponen algo definitivio. Tan sólo una suspensión temporal. Como el sueño. Como las horas libres. Como el tiempo muerto. Suspensiones del status quo… de nada sirven, todo, a final de cuentas, se va al caño, a la mierda, el infinito ¡y más allá!

Extraños florecimientos bajo un sol de agua

Estándar

Fray Cobayo escucha tangos… y su Pasionaria ha floreado. La primer flor del año… después de muchos años. Más de cinco, tal vez. Y hoy, de nuevo, bajo el sol matutino, la Pasionaria de nuevo volvió a mostrar esas flores, grandes, moradas, extrañas, bizarras: hermosas. Pero el cansancio, el maldito cansencio tumba a Fray Cobayo.

Pasionaria… millonaria… transicionaria… aria… la música del cambio imperceptible; la mutación de ser feo para volverse horrible.

Definitivamente, no soy un animal de trabajo. Soy tan sólo un xodido hamster gordo y perezoso que a duras penas hace girar su rueda metálica. Por hoy, es todo. Dormiré. Dormiré mientras escucho “Vuelvo al sur”, a cargo de Astor Piatzzola.

Noches tras la barra

Estándar

Fray Cobayo jugando a ser barman detrás de una barra. Su camisa hawaina es de seda. Seda negra. De su cuello pende el caracol de Jade. La gente se diviertienda bailando y besándose. El es feliz sirviendo copas y partiendo hielos, caminando al frigorífico por más cervezas y partiendo naranajas para luego ensartarles una sombrillita. El surf nunca llegó. Pero Fray Cobayo redescubrió su vocación de mesero/barman. Jamás debió alejarse de ese camino…

Alguna vez leí “Los Extraditables” de Marcela Rodríguez Loreto. Y quedé fascinado. Al menos la primera vez. Después intenté leerla; dos o tres veces, no más… pero el efecto no fue el mismo. De poca importancia es para este post hablar del libro. Pero hay una anécdota interesante. Fito, uno de los personajes, toda la vida deseó ser albañil… pero su familia jamás lo dejó, por eso se volvió DJ. Peggy, una “menor de edad”, es mesera, pero siempre ha deseado ser vedett. Sólo Rocko, el barman gay (de barba negra de candado, por cierto), la novia de Fito y el jazista fracasado hacen lo que se les pega la gana. Rocko se siente a gusto sirviendo bebidas. Las novia de Fito desde siempre quizo ser mesera, pero su familia la obligó a estudiar una licenciatura. Y estudió geografía. Una vez graduada, se enroló como mesera en un bar. Y el jazzista fracasado sólo vivía para llegar a la noche y tocar, tocar el piano. Así me sentí ayer por la noche…

Mesero… pesero… dinero… becerro… tenero… a final de cuentas, empleos para animales… y yo soy uno de ellos.

Fray Cobayo barrió una cerveza rota, sirvió tequila con jugo de naranja y cubas campechanas. Dominó su barra, destapó sus cervezas y bebió tequila hasta hartase, sin conseguir ese estado de ebriedad que todos presumían histriónicamente. La gente bailaba, platicaba, se entumía o simplemente bebía desaforada. Él, con su trapito, limpiaba la barra y sacaba vasos de plástico para servir, servir, servir. Interesante anotanción en el diario de un inútil.