Verde que te quiero verde

Estándar

Jo, jo, jo, Feliz Navidá, estimada clientela. Heme aquí con nuevas y retebonitas sonrientes noticias.
Transcurría el viernes pasado. Esperábamos que diera inicio la fiesta de aniversario, bien sentaditos en nuestra mesa, como la juventú formal y decentita que somos. Nuestra sofisticada charla versaba acerca de -¡Oh humanidad!- si el primer contacto visual con unoa desonocidoa lo dirigimos a los ojos o a las tetas, o a las nalgas, o al etcétera que imaginamos ¡Pura alta cultura en El Encuadre! Eniweis, pues entre charla y charla, salió el cobre de que ESTA mujer me envidia por que soy feliz posedor de una Pasionaria (passiflora vitofilia) plantada en una -¡Oh humanidad!- gran maceta de barro cholulteca (el secreto está en la masa). Ella sólo me envidia porque son rete-harto-bonitas sus flores, pero su hermano (químico en “no-sé-qué-madres-ni-me-importa”) le preguntó si la quería para “pasonearse”. Anafilia intentó sacarle la sopita de letras, pero el muy doctorado hermano no quiso decir más; sólo dijo que “se la preparaban” en té y la bebían.
¡Oh carisimoa lectoroa! En aquel preciso momento empecé a relamerme los bigotes saboreando el dulce nectar de mi amdisísisisima plantita; a la cual quiero con harto candor. Se rumora que el efecto del dichoso té es muy similar a la mota… claro, siempre y cuando sea en dosis moderadas ¡Porque puede llegar a matar! (cha-cha-chaaaa-chan; leáse en tonito “Los intocables” [la serie de TV, no el pinchurriento grupo ese]). Así que en cuanto se me bajó la peda y logré tener acceso a internet, me hermané con el sitio de Google y empecé a hacer mi búsqueda en pos de Doña Blanca… bueno, doña verde.
No hubo grandes datos relevantes (aún no existe http://www.pachecohippie.com, con un aaamplio recetario de cómo preparar drogas caseras), me encuentro con que produce somnolencia y es clasificado como un hipnótico leve. Puede resultar contraproducente pa’ muchas cosas divertidas (como manejar maquinaria pesada) y puede producir su exceso desde vómitos hasta taquicardias.
Tradicionalmente es usada como alivio contra la depresión, el insomnio y los problemas de “nervios”. Pocos datos se tienen de su uso pachequeril. Triste. ¡Pero hey! Según esto, sirve como tratamiento regular pa’ personas harto trsitonas y decaidas y alicaidas ¡Como yo!
Ahora sólo necesito saber cómo diablos hacer una infusión de esta madre… ¿Cómo me la preparo en té? ¿Le corto la flor?¿Le corto una hoja? ¿Me corto la mano izquierda si me obliga a pecar, pues más vale entrar al reino de los cielos mancos que yacer en el infierno con ambos miebros? ¿Qué hago? Ande, público pacheco y harto conocedor, dígame cómo drogarme. Ande, ande, tómelo como un servicio a la comunidá.

Anuncios

3 comentarios en “Verde que te quiero verde

  1. Pos ni idea, estimable señor. Lo unico que le encontré fue < HREF="http://en.wikipedia.org/wiki/Passiflora" REL="nofollow">esto<>.Pero si no lo encuentra, meta toda la planta susodicha en la licuadora con agüita y sal, y vualá.Saludos.

  2. Pues segun recuerdo (de lo poco que almacenan mis dañadas neuronas) lo que se usa es la hoja como si fuera infusuion, la dosis minima en una cucharada pequeña de hoja seca por taza, claro que los efectos debera de medirlos de acuerdo a su propio nivel de tolerancia, aumentando las dosis de forma paulatina y responsable. Ademas es excelente para reducir dolores menstruales por si algun dia logra tener uno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s