Memorabilia cumpleañera que ni al caso

Estándar

La dueña de ESTE blog cumplió un año más de vida y lo festejamos con bububurguesas de $50 pesos y harto refill de drogacola, teniendo como escenario el desteñido zócalo de la brutal Puebla de los ángeles cumpleañeros. Como buen festeje culturoso, la pachanga se trasladó a la librería Los Ángeles (me declaro ahora nuevo fan de las “liquidaciones de Grupo Planeta”), donde todos tuvimos la oportunidad de consumir libraquitos para el diario esparcimiento holgazanoide. ¡Pero ey! Los festejos no termina, porque mañana, el dueño de ESTE blog, realiza (por fin) su examen pro-pro-profesional en la fabulosísima Escuela de Lingüistica y Letrinas de la espectacular BUAP (ay, cuánto sarcasmo…). Pero eso sí, el examen promete estar de nivel y esperemos (recemos a todos los dioses) que el susodicho Lobo pase su examen. Esperemos que mañana haya chelitas para celebrar y, por qué no, un poquitín de vodka para olvidar las penas y cantar a todo pulmón: “De reveeeeersa mami, de reveeeeersa”.

Hablando de bicicletas, el domingo pasado larguéme a Bellas Artes para prescenciar la última representación de Turandot en tan singular recinto. Oh, oh, oh queridoa lectora, belleza por todos lados en tan singular edificio. Sí, sí, sí, harta bella decó y noveau por todos los larejos. Además de que había muuuy buen taco de ojo culturoso. Tenía casi 4 o 5 años que no asistía a este edificiazo. La última vez que había mancillado su suelo con mis indignas plantas, era un cehcoloveco recién mudado a la ciudadela de Puebla, resignado aún a estudiar veterinaria en los confines del mundo conocido. Oh, oh, oh, triste historia. Recuerdo esa ocación con singula gustito, porque ahí me encontré con Jadecita y con el inigualabale don Petri Ahora-que-estudio-letras-soy-mejor-que-tú. Sí, sí, sí, mi amiguito residente de la colonia Narvarte casi Del valle y muy cerquita de Ángel Urraza. Snif, snif & snafed por aquellos tiempos pandrosos. Él estaba ahí porque también salía recopilado, porque él también ganó en ese concursillo organizado por la Ibero Santa Fe y la fundación Juan Rulfo. Ahí estábamos los dos, en la presentación del libro y la entraga de paquetes para cada ganadoroa. Sí, sí, sí, tiempos curiosos, amodoa lecotroa, tiempos extrañísimos ahora. Pero ahí estábamos, emocionados porque era la primera vez que ganábamos algo y éramos publicados. Pero ya, aquellos tiempos pasaron y hoy corren nuevo minutos sin segundos. Ha habido otros premios y otras publicaciones, tal vez más glamurosas, tal vez más importantes…. como sea, Bellas Artes se cubrió de nuevos recuerdos ratoniles. De una butaco demasiada chica y de un mundo imponente, de una belleza de luz y sombras, de un gentío bien arreglado y de su servidor de saco y tennis rojos (me dijeron naquete; lo soy).
Pero las aventuras no terminan (¿Cuáles?), el próxima sábado huyo a Irapuato a una graduación y ponerme una nueva peda con tequila cariñoso. Y después me espera un tiempecito en el Defe, con Jadecita y su nuevo depto. Sí, sí, si, exprimir la vacaciones para regresar a completar mi penúltimo semestre de licenciatura y a impartir con mi salario cortado a la mitá las dos materias de toda la vida. Terminar, terminar y terminar; sólo para exigir mi contrato con paga completa.
Como sea, abandono esta masmorra virtual para jetearme, soñar con el ejercito de liberación Pokemón, perdón, Zapatista y después levantarme en un cooorro, me acelero y vuelo para estar contiiigo y encender la llama de tu examen profesionaaaaal. Como sea.
Anuncios

Un comentario en “Memorabilia cumpleañera que ni al caso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s