Innevitables los días teñidos de cepia.

Estándar

Extrañar la oscuridad cuando no hay luz.

No volver a morir porque ya se te hizo tarde.
Transitar por un presente que ya sabe a recuerdo.
Revestir al silencio con ruido para que nadie lo vea.

Cobrar peaje en una caseta que vaya para ningún lado.

Dormir con las cortinas corridas, bajo el amparo de la luna.
Romperte la cara para armar un rompecabezas más interesante.
Callar lo que los demás dicen pata también callar lo que ocultan.
Fumar la horas en recesos, drogado de deberes y tareas impostergables.
Descubrir pliegues en el tiempo resbalando por fracturas en la cotidianeidad.
Cavar abismos dentro de otros abismos para salir a flote en cualquier moemento.
Tirar sedales para atrapar peces que no huelen, que no saben y, peor, que no vuelan.

Inventar que puedes inventar lo que quieras inventar, aún y cuando no lo hayas hecho.

Llorar porque no tienes nada mejor que hacer; porque es lo mejor que sabes hacer.
Pensar que con un par de bonitos tennis se puede conquistar el mundo.
Recordar que no tienes memoria, pero que tampoco te hace falta una.

Leer el periódico esperando encontrar tu nombre en los obituarios.

Palpar los cuerpos ajenos evitando cualquier tipo de acercamiento.
Encontrar un par de calcetines que puedan usarse en las manos.
Comprobar que la relatividad absoluta es demasiado relativa.
Lograr volar sólo por cinco minutos sin llegar a algún lado.
Hablar con un árbol para sentir que alguien te escucha.
Sumergir la lengua en azucar para dulcificar el veneno.
Subirte al camión para poder sentarte junto a alguien.
Dormir porque sí, despertar porque no hay de otra.
Cerrar los ojos cada que los abres para despertar.
Romper las objetos del deseo poseyéndolos.
Cortarte el pelo para no arrancarte un brazo.
Fingir que nada pasa si no hay nadie cerca.
Comulgar en misa porque tienes hambre.
Escuchar los borborismos del cerebro.
Robar algo que ya de por sí es tuyo.

Repartir abrazos a control remoto.

Gritar porque nadie te escucha.

Anuncios

Un comentario en “Innevitables los días teñidos de cepia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s