Estándar

Pues Cuetzalan sigue en pie, sin lluvia y con harto sol.
Aunque se supone que vine aquì en plan de trabajo, la verdad es qu no he hecho nada, salvo darme el rol por Tzinacapan y comer en casas paupèrrimas bajo el pretexto de la fiesta patronal. Eniweis, como sea, la vida acà como que va màs lenta, la verdad sea dicha. Y el cafè es màs rico. Y la gente amable. Y el pan màs rico. Y el clima màs agradable. ¡Me quiero quedar a vivir en la sierra! Sì, sì, sì… pero ash, ahorita regreso a Puebla (caray, ese ash me saliò muy del alma… què miedo). Lo ùnico malo del viaje fue enfermarme. Sì, me dio fiebre y toda la cosa, asì muy de muerte lenta en la sierra morena… pero nel, sigo vivo, con harta penicilina y mota en el interior.
Pero como sea, me largo, ya luego tendrè tiempo para pendejear.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s