Ansiolíticos de corazón

Estándar

Cada noche me duermo un poco más tarde; y también un poco más solo. Conducir demasiado rápido tiene sus desventajas… llegas a los veintitantos sintiéndote un cuarentón fracaso.
Enciendo un cigarro (raspa mi garganta), abro un libro (no tengo ganas de leer) y espero a que el tiempo pase (nunca pasa lo suficientemente rápido).
Todos los días me encierro en este cuerpo de masoquista; subo la cremallera hasta crubrir mi cara desfigurada. Y los días pasan leves, sutiles, envejeciéndome prematuramente en ésta estúpida carrera de ratas… sólo que a veces creo que corro en dirección contraria.
Llega la noche y me sorpende aún dormido. Trato de escribir una excusa que justifique mi existencia (aún no se me ocurre una buena), elaborar un epitafio decente; pero todo lo que quiero escribir ya está escrito. Tomo el teléfono buscando a alguien (no hay nadie) y prende la tele con la esperanza de encontrarme a mí mismo (hola mamá); pero en este juego de espejos los reflejos no se parecen.
Me pierdo en pasillos demasiado largos. Gasto mi tiempo saludando demasiada gente. Duermo poco y paso las noches en vela, esperando iluminación divina (dios no paga la luz). Creo que necesito terapia (electroshock); una que me entretenga, que me haga reír, que me haga sentir interesante: enfermo: único… todo lo que ya no puede ser uno a los veintitantos años.
Debería desear un coche último modelo, mandar mensajes desde un celular con cámara, ir cada noche a un antro diferente, probar la textura de nuevos labios, reír, sonreír, pasármela chévere (aún no sé que significa eso, pero lo dicen mucho)… y no desperdiciar lo poco que me queda de vida corrigiendo tareas insulsas, cobrando sueldos miserables, leyendo libros que no me interesan y aparentan (¡Oh, dios, aparentando!) que soy lo suficiente autosuficiente como para considerar suficiente lo insuficiente que es mi vida.
Adiós yo, mucho gusto Ribotril.
Anuncios

Un comentario en “Ansiolíticos de corazón

  1. Don Cobayo: qué le digo. Qué le puedo decir. Lea En busca del tiempo perdido. Si por Unterhaltung llora, ahí lo tiene: nunca una jota adoró tanto otra como cualquier proustmaniaco a Proust… tantos años muerto y sigue chichifeando. Super boni la existencia aparte, no se nos suelte: hasta donde recuerdo, el cielo no se cae en Cholula.Medea, la de las noches de seis horas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s