Ligero devenir al filo de la 1 am

Estándar

El miércoles pasado tuve mi momento Remy. Así, yo bien niño de la calle, perdido en la literatura, encontré a mi tío (le-ja-ní-si-mo) súper diva escritor guadalajarense. O sea, casi casi como cuando Remy y Magia encuentran a la señora de la jaigh y al escuincle-andrgógino-parálito navegando en el cisne (así se llamaba la traginera esa); que a la larga terminaron siendo su auténtica madre y su herman@. En fin, pues mi nuevo tío me invitó a la clase que imparte en maestría. ¡Sopas perico! Puro súper pouser. Así de: chale, la fresex de la crema y nata culturosa poblana. Recontraguácala. Además, llevaron puros cuentijirillos bien deficientes, así, bien certamen literario del niño y la mar. Y lo peor, mí nuevísimo tío aplaudiéndole sus cuentos. Pero como sea, yo también leí cuento, pero ya no dio tiempo para comentarlo (lagrimita, lagrimita). Dijo que el próximo miércoles daría su crítica. El nervio y la neurósis… ¿Qué me irá a decir? ¿Me desconocerá como su sobrino lejano? ¿Me amarrarán al potro y deformarán mis amadísimos genitales? Oh my dog… qué será del será.
Mientras tanto, hoy me divertí poniéndoles un examen a mis alumnitos. Yea y más yea, cinco cuartillas a manos en dos horas sobre una preguntérrima bien fumada. Casi todos entregaron su examen a las dos horas y con la jeta de cogidos. Sólo por eso amo mi trabajo.
Pero claro, la docencia tiene su lado oscuro. Y en mi caso es corregir 100 tareas semanales de mis amadísimos analfabetas pseudofuncionales de primer semestre. Ámolos a todos. Lo mejor de lo mejor es leer sus mochilerías, así bien acá: “Yo creo que Descartes tuvo a bien incluir a Dios en su teoría, porque Dios está en todos lados”; ganas no me faltan de poner: “También te ve diosito mientras te mastrubas pensando en el negro de OV7, puerca.” Pero no, no, no, el sentido común (más bien el Super yo) es fuerte y no lo hago. Por eso mejor me guardo todos mis pensamientitos guarros y los vomito mientras escribo.
Hablando de escritura, llevo más de una semana sin escribir, ni leer. ¿Me estaré volviendo más frexa de la cuenta? Ay no, miedito. Pero bueno, uno no está en la Ibero de a gratis. No qué va. Si el otro día hasta estuve hablando de moda con dos compañeritas. Y claro, yo estoy totalmente fuera de ella. Pero confío que llegará el día en que tener una panza descomunal y una facha de inmigrante guatemalteco será lo in. Entonces, ¡Teman de mi sexapil! Oh sí. Ya verán, los metrosexuales tragarán hartas grasas para tener una fisionomía como la mía. Yea y más yea.
Por lo pronto, mañana iré con Santa por un café… a menos que su diarrea le impida ir. En caso de que eso pase, me volveré chango y maldeciré a los cuatro vientos mis frustraciones. Oh sí, temed mi furia, mortales. Lo peor de todo esto es que tengo ganas de salir a parrandear. Tengo ganas de ponerme bien pachepedo y bajar el estado convulsionándome de pie, porque eso de bailar, pues nomás no se me da. Además, hago cosas bien divertidas estando pedo, como entrar al baño de mujeres y salir proclamando que el lugar es muy europeo, porque tienen un sólo baño para leidis y llentelmans. Como sea, de todas formas mañana la Vaka me da mi encarguito. Cincuenta pesos de a) Mota b) Hashis c) Ambos. A menos que la muy cabrona ya se lo haya fumado, porque mi amada Vaka es capaz. Como sea, pronto tendré mi dosis de droga recomendada. Y mejor, porque el lunes me van a rolar unas Flores de Bach para iniciar, por mi cuenta, tratamiento terapeútico. Uy, mota y Flores de Bach, eso sí va a ser un gran viaje. Espero no paniquearme. Porque cada que fumo mota en la calle me pongo bien paranoias. Así, mal pedo. Siento que haste el perro que pase sabe que estoy pacheco. Y entonces empiezo a ponerme ansioso, y a sudar, y a querer correr y tragar grasas para que se me baje el estado, pero entonces todo se alenta y ya no puedo cruzar las calles, y me tengo que quedar dando vueltas y vueltas a la misma manzana, y los vecinos me ven raro, y yo sufro, y, y, y… y por eso no me gusta ponerme pacheco en la calle.
Aunque mañana no me pondré pacheco. Tengo un bono para el tour de cine francés y no me gusta entrar al cine pacheco. Porque como que me da sueñito. Nunca logro clavarme en la pantalla. Pero como sea…
Mi vida cada día es más supeflua y vanal… y yo sigo tan infeliz como siempre. Eso me alegra bastante.
Anuncios

5 comentarios en “Ligero devenir al filo de la 1 am

  1. jajaja que mamada me gusto tu blog casi me hago pipi de la risa. muy interesantes son tus escritos. aunque probablemente no te veas emocionado conmigo ya que aparentemente soy una de las otras

  2. Por el Diablo! yo entro y salgo del baño de ‘leidis’ sin estar borracho…y cuando veo que alguien de semestre superior frente al baño termino subiendome la cremallera a señal de…aqui hubo fajesin (lástima que mis compañeritas sean tan mojigatas…)

  3. Ay Don Cobayito, hízome reír hasta el queque con Dios y el negro de OV7. No puede ser que sus alumnos sean tan deliciosamente borricos (!). Síganos deleitando con semejantes confesiones de nuevos universitarios… Por el luc que se cargue, ni se preocupe: ¿desde cuando todos tenemos que ser Beckham?Indómita Medea

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s