De lo mortal y profundamente triste que puede resultar caer de espaldas

Estándar

Ojos que matan // Cortes�a de la revista DUDA“Varias veces la familia ha procurado que mi tía explicara con alguna coherencia su temor a caer de espaldas. En una ocasión fue recibida con un silencio que se hubiera podido cortar con una guadaña; pero una noche, después de su vasito de herperidina, tía condescendió a insinuar que si caía de espaldas no podría volverse a levantar. A la elemental observación de que treinta y dos miembros de la familia estaban dispuestos a acudir en su auxilio, respondió con una mirada lánguida y dos palabras: “Lo mismo”. Días después mi hermano el mayor me llamó por la noche a la cocina y me mostró una cucaracha caída de espaldas debajo de la pileta. Sin decirnos nada, asistimos a su vana y larga lucha por enderezarse, mientras otras cucarachas, venciendo la intimidación de la luz, circulaban por el piso y pasaban rozando a la que yacía en posición decúbito dorsal. Nos fuimos a la cama con una marcada melancolía, y por una razón u otra nadie volvió a interrogar a la tía…”

Julio Cortazar // Tía en dificultades

Cuando mi padre nos abandonó, tenía ocho años. Desde entonces me ha acompañado la sensación de estar solo en el mundo. He tenido -a lo largo de toda mi vida- grandes amigos; pero sólo tuve una vez un “mejor amigo” que logró por un tiempo disminuir ese extraño sentir con la calidez de su persona. Aunque nos conocíamos desde cuarto de primaria, empezamos a ser íntimos a partir de la preparatoria. Hace tres años le marqué para felicitarlo por su cumpleaños; él aprovechó la ocasión para decirme que no quería volver a hablar conmigo. Es curioso, pero la vacante de “mejor amigo” la sigue ocupando. Creo que siempre lo estará, quiéralo él o no.

Anuncios

4 comentarios en “De lo mortal y profundamente triste que puede resultar caer de espaldas

  1. Ou, no se, mi primer mejor amigo me duró lo que mi portafolio samsonite, solo la secundaria, el segundo, aun nos hablamos, es capitan de la fuerza aerea, y el tercer mejor amigo, bueno, nos separa medio continente, pero ahi la llevamos, no se que un mejor amigo te diga eso, es que bien la amistad llegó hasta el punto final, dos, ah no se, pero seguro la dos es más sangrienta.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s