De los monólogos en diciembre

Estándar

“Nunca hablaba más que bajito, porque se le figuraba que tenía algo roto y flotante dentro de la cabeza, y que hablando fuerte podría moverse; pero nunca se pasaba mucho rato, aunque estuviera sola, sin decir algo, porque creía que eso era sano para la garganta y que, impidiendo que la sangre se parara allí, tendría menos ahogos y angustias de aquellos que le aquejaban…”

Marcel Proust // Por el camino de Swann, en busca del tiempo perdido.

Es bastante común verme en el supermercado hablando solo; empujando el carrito y hablando solo. A últimas fechas mi monólogo ha resultado demasiado triste. Tal vez sea el frío, tal vez sea diciembre… tal vez sea que es temporada de corazones rotos. Fruta de la estación, supongo.

Anuncios

2 comentarios en “De los monólogos en diciembre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s