De los fines de año

Estándar

Cortes�a de la Revista DUDA“Entre el vapor te voy buscando, y hay una luz que va brillando, entre el cielo y el hielo; ahí estás, flotando. Inmenso, voy de entre las mentes que van a estar deseando verte; y así eres tú. Tus ojos son la puerta, que bien deseé abrir; no se ve la luz, si bien, si mal. Hay ruido bajo la cama otra vez. ¡Ay, no los llames por favor! No te puedo decir quién soy, ¡Ay, no los llames por favor! No te puedo decir quién soy. Saliste de la costra y ni siquiera sientes soledad. La sal se está incrustando entre más sé lo que ya no hay. Y a veces vale la pena voltear; sólo dime que la brisa ya no llegaría. Después de turquesa no está. ¡Ay, no los llames por favor! No te puedo decir quién soy, no, no, no los llames por favor ¡Y estoy que me carga el sueño!”

Bipolar // Porter

Treinta y uno de diciembre; hoy se termina el año, y no sé si aferrarme desesperado a los últimos minutos o esperar con ansia a que el reloj digital marque las doce en punto. Mis amigues* están lejos; repartides en múltiples estados del país, con sus respectivas familias, o lo que queda de ellas. Mi familia está demasiado concentrada en un sólo lugar; quisiera echarles agua para diluirlos un poco. Ya el reloj ha rebasado la marca de las cinco pe-eme y un súbito ataque de nostalgia me ha tomado desprevenido. Tengo ganas de llorar porque sé que agosto y septiembre nunca más regresarán; que sólo estarán aquí, en la cabeza, como una película tortuosa que se repite una y otra vez. El próximo año ya no habrá tesis que hacer con Begoña, ni clases de licenciatura que tomar, ni esperas a media noche frente al Oxxo de Zavaleta. En su lugar habrá proyectos, clases de maestría, trabajo, un tanto de soledad, más “jueves del Motor” y más “noches de los viernes”. También habrá que seguir con el tratamiento (al menos por otros dos años más), continuar con la psicoterapia y la búsqueda por un empleo que me deje plata y no me sofoque demasiado. Y habrá mucho blog, de eso estoy seguro.

Adiós año bipolar…

*El uso de la “e” en vez de “a” u “o” es un banal intento por conseguir la equidad de género en la palabra escrita. Es una mamada, lo sé, pero yo soy fan del oral.

Anuncios

7 comentarios en “De los fines de año

  1. Querido Cobayis, ¿qué pasaría si pudieras retroceder el tiempo y borrar esos meses? creo que esa respuesta debe aliviar tu corazón. Te deseo un año lleno de dicha y reitero mi admiración por ser tan buen lector, escritor y amigo bloguero. ¡Recibe un Abrazote de mi parte y miles de besitos!

  2. ¡Nah! Me contó un amigo positivista que este año va a ser mejor que el que acaba de morir. De todos modos, un poquito de melancolía le sienta bien a tus escritos ya que, mezclados con un humor tan cínico como el tuyo dan un exquisito resultado.

    ¡Feliz año!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s