De los medicamentos y la soledad

Estándar

“que en el cielo transparente
formó un demonio en mi mente”.

Edgar Allan Poe // Solo.

Haciendo cuentas, he probado más medicamentos que drogas en toda mi vida. Atrás han quedado los días llenos de marihuna, éxtasis, hashis, opio y coca. Lejos han quedado aquellas noches bañadas en vodka, tequila y pulque. Hoy sólo pueblan mis días los ansiolíticos, los antipsicóticos, los antidepresivos y las neuromoduladores. Todos bajo el pretexto de dominar al demonio que vive en mi cabeza; ese que ni con todas las pastillas del mundo se doblega. A veces siento que es culpa de los medicamentos (o de mi enfermedad) el que todos me rechacen, el que me hayan botado como a un calcetín roto, el que nadie me mire como un candidato ideal para mantener una relación de pareja, el que sólo sea considerado el loquito del pueblo. En noches como ésta, el sabor de los medicamentos se pega groseramente a mi aliento, recordándome lo solo que me meto a la cama.

Anuncios

6 comentarios en “De los medicamentos y la soledad

  1. Mmmmmmmmm… tienes dos opciones… puede que más pero la verdad las más a mano… o te compras una muñeca inflable (y te metes con ella a la cama) o lavas tus dientes( y por ende te quitas el sabor a narcóticos).
    Hay mejores, la verdad… eso depende del punto de vista.
    Un saludo.

  2. Algunas personas viven harto con miedo y tratan de evitar aquello que no conocen, son ignorantes.
    Tu y a pesar de toda la parafernalia de químicos eres valiente, muy valiente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s