De la soledad

Estándar

No soy el único en apoyar esta tesis // Cortesa de la Revista DUDA“Desde mi hora más tierna no he sido
como otros fueron, no he percibido
como otros vieron, no pude extraer
del mismo arroyo mi placer,
ni de la misma fuente ha brotado
mi desconsuelo; no he logrado
hacer vibrar mi corazón al mismo tono
y si algo lo he amado, lo he amado solo”.

Edgar Allan Poe // Solo

Ya lo sabía; él sólo vino a confirmármelo. Fue contundente, estamos solos, dijo, y eso es lo único que tenemos; a nosotros mismos. Gran discurso interrumpido por el chocar de tarros y las pláticas ajenas. Quién dice que el corazón no habla en las mesas de un botanero.

Anuncios

2 comentarios en “De la soledad

  1. Estamos solos, Don. Empezar a aceptarlo demanda de nosotros renunciar al anhelo de control… Un escape ante la dolorosa realidad: la vida es caótica y decadente, la entropía hace de nosotros su presa. Con todo, en el sufrir nos sublimaremos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s