De lo inesperado

Estándar

La suerte dio un vuelco, para bien mío, para mal de mi hermano. Quién hubiera pensado que ésta sería mi segunda noche en Mazatlan… Yo había planeado quedarme en casa, entreteniéndome con las aporías del tiempo en San Agustín (yeack) y leyendo “Aperndizaje, o el libro de los placeres” (novela casi casi de autosuperación personal) y “Respiración artificial” (wackala). Pero todo parece indicar que la vida tenía otros planes para mí. Ahora mi preocupación se centra en buscar un cafecito donde meterme a terminar de leer para la clase del martes. Eso y ver cómo le hago mañana para meterme al mar. Santa me pidió una bocanada de brisa marina para pasársela en un beso; ya veré cómo le hago para llevársela… mientras tanto, sigo disfrutando de mi buena fortuna a costa de Wal-Mart International ¡Yea!

Anuncios

4 comentarios en “De lo inesperado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s