Del síndrome de abstinencia

Estándar

Al principio, el síndrome de abstinencia que me provocan los medicamentos me daba miedo. No sabía qué hacer conmigo; con las breves pérdidas de consciencia, con el hormigueo en todo el cuerpo, con sentir que la cabeza es un tambor que golpetean una y otra vez…

Ahora ya le tomé el lado Coca-cola (estúpida mercadotécnia)  al asunto. Apago la luz del baño, abro la regadera hasta que el agua esté a temperatura de pelar pollos, conecto el Ipod a las bocinas, subo todo el volumen ¡Y voilá! Una discoteca con sensación de luz de estrobo para mí solito.

Qué divertido puede llegar a ser estar medicado.

——

Recuerda visitar: “Neurosis para principiantes” en MotorLiterario.com 

Anuncios

2 comentarios en “Del síndrome de abstinencia

  1. De entre todos los suplicios no buscados, ha logrado usted hacer del suyo algo menos terrorífico.
    Con cariño de un hermano en México, atareado, atarantado, bailando tarantella…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s