De la fama

Estándar

Abduccion2 // Cortesa de la Revista DUDA“-Ya no hay nadie famoso, Laney. ¿No te has dado cuenta?
-No
-Quiero decir realmente famoso. Ya no queda mucha fama, no en el sentido de antes. No la suficiente para ir por el mundo.”

IDORU // William Gibson

Realmente no sé qué le ve mi prima a Paris Hilton. No sólo la admira, intenta ser como ella. Propósito predestinado al fracaso, obviamente, pero no por ello menos deleznable. A ciencia cierta no sé cómo es que se volvió famosa. Lo único que sé es que ahora posee perfumes, canta y le pagan por asistir a fiestas. Además, creo, es la heredera de la cadena de hoteles Hilton. Pero sigo sin entender el porqué de su fulgor, de su imán para las adolescentes en pleno subeybaja hormonal. No quiero caer en la tesis reduccionista de que el adolescente es un ser confundido y sin criterio, porque realmente no creo que así sea la realidad. Por eso creo que debe tener un algo, representar a algún arquetipo mental, o yo que sé. Hay algo de enfermizo en la fama, y también algo de enfermizo en Paris Hilton. Y, por ende, algo de enfermizo en mi prima. Maybe the stars ar blind

Anuncios

4 comentarios en “De la fama

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s