De los cambios drásticos.

Estándar

Ahora me tengo que desdecir…

Mantuve por cuatro años el mismo proyecto de vida. Quería ser un académico en todo el sentido de la palabra, dedicarme a la docencia y a una vida de estudio constante.

Pero ahora ya no deseo eso. Anhelo una vida más simple.

Habrá quienes lo tomen a manera de renuncia. Quienes lo vean como un ejemplo más de mi derrotismo. O quien quiera ver en mi conducta la renuncia a una vida intelectual en pro de una conformista. Para mí es algo diferente. La búsqueda por un yo más transparente y menos pretencioso. La búsqueda por tener una vida fuera de la universidad, en el mundo: real, tangible, cruel, pero mundo.

Ahora me tengo que desdecir.

Anuncios

3 comentarios en “De los cambios drásticos.

  1. [Raúl de Alejandría]

    Así empezaron un par de amigos y acabaron en la India a los pies de no se qué gurú, vestidos como sibaritas y cantando en lenguas extrañísimas.

    Ah! Y del mismo modo empezó un profesor de biología y a los seis meses se convirtió en mujer.

    Etcétera, etcétera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s