De los recuerdos que tenemos

Estándar

Dentro de unas semanas -¡semanas ya!- te irás a ultramar. Sé que no cabe mucho dentro de tu maleta, pero quiero que te lleves este cachito de recuerdo de la última película que vimos juntos en Casa de Cultura…

Como la canción, yo también te presentí.
Has sido lo mejor que ha pasado en mi vida.

Te amo.

PD: ¿No se te hace gracioso que te dedique un video explícitamente gay cuando se supone somos hombre y mujer?

De la Tigresa de Oriente

Estándar

Gracias a Begoña -quien ya es licenciada (¡Congrats lic.!)- descubrí mi nueva adquisición quistch invierno-primavera 2008. Se trata ni más ni menos que de: ¡La tigresa del Oriente! Grrr… Échale un ojo:

¿Le pusiste atención, o acaso caro/a lector/a estabas tan anonadado/a que no pudiste observarlo detenidamente? ¿No? Pues he aquí los high lights de “Nuevo Amanecer”:

tigresa-del-oriente-1.jpg

 ¿Notaste al niño corriendo a espaldas de la bailarina? Ella baile y baile y el mocoso de rojo corriendo a lo pendejo por atrás ¡Es como el niño fantasma en la grabación de “Tres hombres y un bebé”! ¿Acaso no es genial?

la-tigresa-del-oriente-3.jpg

¡Wow! Un sexy bailarín en ropa de pesista ¡Quiero dos! Pero que bailen igualito…

 la-tigresa-del-oriente-4.jpg

 No podía faltar la escena de zoofilía en tan cándido video

 la-tigresa-del-oriente-5.jpg

Y claro, el club de fans de la Tigresa del Oriente hace su aparición.

 la-tigresa-del-oriente-6.jpg

 ¡Grrr! La Tigresa de Oriente nos da uno de sus famosos gruñiditos coquetos mientras una de las chicas más populares en la escena indie(gena) se burla detrás de ella ¿No es acaso adorable?

No se usté seño, pero yo la amo. Es lo más hermosamente quistch que me he encontrado en este 2008. ¡Y será para la posteridad! Su voz es prodigiosa ¡Canta como mi abuelita en misa! Ay, Dios, es una joyita producida por “Exitos mundiales”, la empresa tercermundista más experimental en cuanto a videos musicales se trata. ¡Lo he visto como 10 veces y no paro de reír! Ya hasta estoy bajando la canción ¡Me encantó!

Recuerda: “mientras Dios te da vida y salud, aprovecha para ser feliz”

Sabios consejos de esta mujer que podría ser mi abuela. ¡La quiero, la quiero, la quierooo!

De los abandonos

Estándar

Ignoro cabalmente si después de dos años de psicoterapia soy o no una persona más sana. Lo cierto es que la he abandonado como quien se quita un mal hábito de encima. También he reducido por cuenta propia las dosis indicadas por el psiquiatra. Me he recetado un poco más de vida y las cosas no han resultado tan malas como ellos lo pronosticaban. Dicen que juego con fuego, pero Oscar Wilde decía que cuando uno lo hace, se termina por aprender a no salir quemado. Y tal vez tenga la razón. No puedo negar que los tratamientos han funcionado, y tampoco que he puesto mucho de mi parte. Pero ya estoy harto. No ha sido una desición impulsiva, aunque reconozco que he meditado más seriamente cuestiones menores. Creo que estoy listo para rodar sin llantas de seguridad, aunque a los tres meses me caiga. No puedo negarlo, tengo miedo a una recaída. Pero debo hacerme a la idea de que la distimia es un padecimiento crónico que sólo puede ser controlado. ¿Y dónde más va a estar el control que en mí mismo? Sé que los periodos de honda depresión serán inevitables, pero también lo serán los de la dulce lucidez y la cordura. Me aventuro a una nueva etapa, de eso no cabe duda. Me propuse que el 2008 sería un año sin psiquiatras ni terapeutas, y sigo con el pie en lo dicho. Sólo espero haber aprendido algo de estos dos monstruosos años, porque a bien sé que no escarmiento. Mientras no pierda a mí mismo, las cosas seguirán marchando. Que así sea.

De los ejemplares humanos

Estándar

Pongámonos frívolos. Hoy fui al cinema a ver “Sultanes del sur” y pasé un buen rato admirando a este curioso y barbado ejemplar de la especie humana.Si conoceís a alguien así, no dudeís en presentarmelo. Os estaré eternamente agradecido.

Jordi Mollá en “Los sultanes del sur”
Jordi Mollá en “Sultanes del sur”.
(Disculpadme, pero mi característico español chilando está severamente afectado por leer tantas traducciones ¡Joder!)