Lost in traslation

Estándar

Bordeando el cementerio de La Recoleta pensé en lo incómodos que resultaban mis acompañantes. Quise alejarnos aunque sólo fuera por un momento, pero la cortesía y la pleitesía que les guardaba (y les guardo) me impidieron siquiera atesorar el pensamiento en la fantasía. Quería caminar por aquellas calles llenas de boutiques y sentir el ambiente europeo que se respiraba. Platicar, tal vez, con un porteño. Pedir direcciones, perderme buscando el parque Cortazar. Pero, a cambio, me mantuve dócil a sus planes de agenda de viajes, permanecí callado bajo la dictadura de la guía del libro. Y fui, a pesar mío, un turista más en Buenos Aires.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s