De los patrocinios

Estándar

Lidiar con dueños de franquicias, vía telefónica, es una de esas cosas que preferiría eliminar de mi nueva vida. Algunos se muestran -o por lo menos fingen- estar interesados en el proyecto, pero hay otros que, de muy mala gana, te piden ordenan que les envíes la información a su correo electrónico, cuando no llevas ni un minuto hablando con ellos. Claro, cuando puedes hablar con ellos; la mayoría de las veces te mandan con sus asistentes o con el director de mercadotecnia -si lo tienen-, quienes toman nota (a veces) y luego se lo comentan a ellos. Hasta ahora el marcador va: Cobayo 0 – Franquiciatarios 1. Pedí, como patrocinio, unas cuantas latas de pintura y hoy es el día en que se siguen haciéndose weyes respecto a darme una respuesta afirmativa o negativa. Esto de pedir patrocinios es un asco, pero como dicen the show must go on. Mañana seguiré tocando puertas telefónicas, rogando por una escucha atenta y un bolsillo prodigioso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s