De la cotidianeidad

Estándar

Las vacaciones han finalmente fenecido. Y aunque soy fanático del tiempo libre no me cuesta reconocer que un poco de estructura al día no le cae mal. Claro, dos semanas después estaré mentando madres del trabajo, pero por el momento un poco de rutina me levanta el ánimo.

Hoy es el día en que no he podido comprar mis medicamentos. Me siento bastante bien sin ellos, pero temo una recaída si no los tomo pronto. Ojalá no fueran tan caros, así sería más fácil seguir el tratamiento…

Anuncios

Un comentario en “De la cotidianeidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s