De Barack Obama

Estándar

Sí, Barck Obama ganó las elecciones; en horabuena por el pueblo norteamericano. Sin embargo, no me uno, o al menos no sin reticencias, a la oleada de optimismo que ha despertado. El grave problema que enfrenta norteamerica, y todo el mundo, no reside en una persona, sino en un sistema que desde su origen estuvo basado en la inequidad y la injusticia.

La crisis suscitada en norteamerica en los pasados meses no es, como muchos han querido verlo, una prueba inefable de que el capitalismo neoliberal se esté colapsando; al contrario, es una clara muestra de que sigue funcionando y de que su salud es inquebrantable; aún tenemos capitalismo para rato. Lo sucedido en Estados Unidos es el triste caso del perro que muerde a la mano que le da de comer.

Lo que esta crisis pone en relieve es la ineficacia que ha mostrado el sistema de Estado Nación Providencia para controlar las dinámicas económicas que, desde la creación de los estados modernos, han controlado desiciones tomadas por las clases políticas de todos los paises. Lo que intento decir es que han sido las obtusas leyes de la economía quienes nos han gobernado, usurpando las funciones del gobierno y beneficiando a unas cuantas élites a expensas de las enormes mayorias subyugadas.

Dicha dinámica se torna más clara en países como el nuestro que, con todo y sus movimientos independentistas y revolucionarios, siguen siendo dependientes de metrópolis imperiales como lo es Estados Unidos. ¿O acaso es que todavía nos sorprende aquella expresión de que México es el traspatio de Norteamérica?

El capitalismo, desde sus inicios, fue un sistema poco viable. Está destinado a tragarse a sí mismo, a autodrestruirse, llevándose antes entre las patas al mundo entero. Las alternativas que se han cristalizado como respuesta y oposición ha dicho sistema han sido despóticas y mal realizadas. Las revoluciones a nombre de pensadores como Marx han sido sangrientas e ineficaces. De ser movimientos libertarios, han pasado a ser regímenes totalitarios, donde la vida de un humano se vuelve tan prescindible como en el sistema del capitalismo.

El fracaso de dichas experiencias no debe ser desalentador, sino enriquecedor. La creación de una tercera vía está en nuestras manos. Dudo que esta nazca de alguna de las potencias económicas mundiales, pues éstas están demasiada ocupadas en mantener su poderío sin padecer el ejemplo norteamericano. Creo -y tal vez ésta sea una fatua esperanza- que dicho nuevo modelo económico y social nacerá de latinoamerica, Africa, o el Oriente.

Dudo que nazca ahora, y mucho menos como iniciativa de México, pues Calderón no piensa en América Latina ni cuando lee a Mafalda sentado en el retrete. Pero tengo la firme convicción de que veré sus inicios antes de que muera. La paciencia del mundo está llegando a su límite. Las señales de que el capitalismo es un suicidio colectivo poco a poco van emergiendo en forma de crisis, ya sea alimentaria, planetaria o social.

Urge comenzar a escuchar a quienes postulan esta nueva tercer vía. Creo firmemente que el futuro será dibujado por los grupos oprimidos (mujeres, étnicos-raciales, minorias sexuales) y que puede ser mejor. Pues, como dijo Massimo de Angelis, “Otro mundo es posible”.

Sobre Barack Obama cae bosquejar el futuro para su país y los que dependen de él. Sobre nosotros, el de oponernos a las desiciones que nos afecten y que nos sigan llevando por esta autopista a la destrucción. La tercera vía es posible, sólo hay que construirla.

Anuncios

2 comentarios en “De Barack Obama

  1. coincido con usted, y hasta me atrevería a decir que Obama difícilmente podrá realizar un cambio que necesitaría generaciones para llevarse a cabo… pero bueno, puede poner -si es que realmente lo quiere- la semilla para un cambio…

    respecto que Calderon lea a Mafalda en el baño… definitivamente no lo creo, es filosofía muy elevada para su evidente limitación… o demasiado radical… lo que gustes…

  2. K.

    La victoria de Obama no tiene consecuencias sólamente políticas, sino sobre todo históricas.

    Su victoria no es únicamente contra la agenda política conservadora y tiránica de una nación; sino además contra cientos de años de racismo protestante que en gran medida ha permeado a nuestras sociedades periféricas y ha hecho lo posible por moldearlas a su imagen y semejanza no sólo en el plano económico, sino político y moral también.

    Es el acceso (simbólico, en ello estaremos de acuerdo) de una minoría al poder, y como tal implica un cambio necesario en el discurso oficial de la nación mas poderosa de mundo, que contribuirá (en que manera y a que grado de importancia, no sabemos)a la posibilidad de construir el camino a su tercera vía.

    Así que para mi no está de mas sonreír un poco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s