De por qué no iré a la reunión familiar

Estándar

Después de ocho años en la ignominia, he sido invitado a la cordial y hogareña reunión familiar “multimotivos” por parte de los consanguineos de mi padre. Sin embargo, ante tan cándida oferta, tendré que declinar mi precesancia en dicho convite. Los motivos van más allá de mi marcada antipatía e indiferencia por aquella ala familiar. Obedecen a razones concernientes al buen decoro y la urbanidad que, en caso de asistir, se verían rotos. Y es que, ¿cómo responder a sus afables preguntas respecto a mi vida?: ¿Con la verdad o una dulce e inocente mentira? El debate me desgarraría y terminaría diciendo una sarta de sandeces que me ubicarían -aún más- como el loco de la familia. A continuación una lista de ejemplos:

Pregunta 1: ¿Cuéntame, mijo, cómo has estado de salud?

A) Pues fíjate tía que no muy bien. El doctor dice que mi padecimiento es crónico y que, debido a que es atípico, irá empeorando conforme pasan los años. Aunque sigo tomando religiosamente mis medicamentos, he tenido varias recaidas en las que me han tenido que sedar para que no sufra inecesariamente. En un par de veces he tenido que faltar al trabajo porque no me puedo levantar de la cama y -aquí entre nos- me han tenido que bañar porque me he cagado y orinado en mis aposentos por no poder levantarme. Pero, al parecer, pronto entraré a la lista de un tratamiento experimental que conlleva electroshocks cada quince días. ¡Me entusiasma ello!

B) Bien tía, gracias.

Pregunta 2: ¿Y ya tienes novia?

A) Por el momento no, pero me he acostado con la mayoría de mis amigos y amigas ¿Eso cuenta?

B) No tía, ando solterito.

Pregunta 3: Cuéntame, hijo, ¿Qué ha sido de ti en estos años que no te he visto?

A) ¡Uy tío, muchas cosas! Primero me definí como homosexual y salí del closet, pero al poco tiempo me enamoré de una mujer y comencé a andar con ella. Durante ese tiempo tuvimos mucho sexo grupal con nuestros amigos y amigas, y fuimos bastante felices consumiendo todo tipo de estupefacientes. Como éramos pareja abierta, comencé a andar con un hombre que terminó por decirme que sólo me quería como amigo. Entonces estuve un buen tiempo en las puertas del psiquiatrico hasta que entré en razón. También me diagnosticaron una enfermedad crónica y atípica que me ha costado una fortuna y de la que no saldré porque el diagnóstico fue muy tardío. ¡Imagínate, debí comenzar el tratamiento a los diez años! También fui a la universidad y todos mis compañeros me odiaron porque me iba bien sin estudiar, aparte de que me fajé con varios maestros y siempre entraba drogadísimo a clases. Y ahorita estudio la maestría donde todos me condenan por ser demasiado pop y no hacerle caso al canon.

B) Pues no mucho tío, lo normal.

Pregunta 4: ¿Y por qué no me hablaste en todo este tiempo?

A) Bueno, tía, para empezar, fueron ustedes los que se reunieron y decidieron dejarnos de hablar para que mis nuevos “hermanos” no se pelearan con nosotros. Y, también, porque creo sinceramente que muy poco podrían haber hecho por mi y mis problemas.

B) Pues ya ves, he andado ocupado.

Pregunta 5: ¿Y no nos extrañas?

A) No.

B) No.

Pensar qué respuesta dar e intentar neuróticamente de demostrarles que no por el hecho de ser ser hijo de una pareja divoriciados mi vida ha sido un fracaso me parece en exceso aburrido. Por ello, inventaré un bonito pretexto y me quedaré en mi casita leyendo.

Anuncios

6 comentarios en “De por qué no iré a la reunión familiar

  1. No dije que fueramos normales o que lo parecieramos, solo que jugamos a ser comunes, eso cambia mucho las cosas, porque no existe lo normal.
    Y por lo mismo, su reunion podria ser un linchamiento, porque de normal nada eehh!!

  2. K.

    Ningún desacuerdo familiar es muy grave mientras no se sea el tío (o hijo de éste) que le debe dinero hasta al abarrotero de confianza.

    Eso si, como la describes, tu familia suena muy aburrida … apoyo la moción de inventarte un pretexto y pasartela bien con alguien mas.

    Saludos y abrazos pre-navideños

  3. uhm, sé que igual no es de opinión personal, pero,
    has intentado tener una plática mínima con ellos,
    y juntarte con quien mejor te lleves de tus primos, tíos, similar?

    en casa de mi abuelo paterno, ocurre lo mismo…
    así que, casi siempre me junto cn mi prima (que es tortilla… y hasta salimos juntos a ls mismos luigares, jeje)

    … :/

    1 abrazo, qu todo salga bien si sucede algo :)

  4. Liebre

    Vamos señor cobayo… yo sé que es usted muy educado… muy docto e inteligente para resolver y hacer todo lo necesario para seguir siendo el mejor antisocial con más fans en el mundo (quizá 3 o 4 pero son muchos para un atisocial…). Pero….
    ¿A caso el morbo no le corroe?
    NO hablo del morbo de ver a su familia…
    Sino por dejar de suponer lo que va pasar SI usted no va… y más bien jugar con idea vaga de lo que ocurrirá en su reunión por la simpre provocación de presencia…
    POR FAVOR, POR FAVOR!!!! vaya….

  5. mmm cada que voy a ver a la familia de mi papa (refiriendome a los tios por que todos mis primos saben que onda conmigo) me concentro, entro en personaje y actuo un papel diferente cada vez…

    “to play” osease actuar/jugar

    es divertido cuando aprendes a hacerlo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s