De la curiosidad (¡Muerte al gato!)

Estándar

etero_curioso
Originally uploaded by mostacho.

“La curiosidad mató al gato”, dicen las buenas consciencias. Pero el gato tiene siete vidas. Cuántas ha muerto el gato, lo ignoro; pero estoy dispuesto a que muera más. Mira que para eso está el gato, que su vida no tiene otro fin. Porque cuando me pregunté /cómo besabas/qué se sentía rozar tus labios/ cómo amaba una mujer / estuve dispuesto -sin saberlo, siempre sin saberlo- a dejar morir al gato. ¡O peor! A matarlo yo mismo. Y juntos matamos al gato. Tú y yo. Ella y yo. La Manflora y yo. Matamos al gato.

Del gato no quedó nada. Un miau, tal vez. Un miau que escuché la primera vez que… la primera vez de las primeras veces. Ese miau infinito que marcó mi alma, que me condenó a volverlo escuchar; a escuchar cómo expira, a sentir cómo se vuelve blando, a saber que sólo matando al gato se sacía la curiosidad malsana.

Ahora el gato maulla. Maulla fuerte. Me dice, burlón (el muy pendejo): a que no dejas que te la metan / a que no te vuelves a enamorar / a que no te l* llevas a la cama / a que te vuelves a caer. Y le digo pendejo, porque gato: tú no sabes, tú no sabes de los otros gatos que Ella, que Él, que Nosotros… de todos los gatos que han muerto.

Ven mínino, déjame acariciarte. Ven, que te queda poco tiempo antes de que mis tobillos recaigan en unos hombros, que vuelva a explorar los rincones de una falda, que me atreva a… me atreva a matarte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s