De los humanos

Estándar


hombres
Originally uploaded by cabeza de arbol.

Cuando estudiaba la licenciatura, uno de los profesores -uno muy admirado, por cierto- nos dijo en el primer día de clases que así como los antropólogos son expertos en culturas y los biólogos en vida natural, nosotros -como psicólogos- seríamos expertos en gente. Y seríamos “expertos” -agegaba- no en el sentido de ser infalibles, sino en el de especialistas; personas supuestamente capacitadas para abordar los problemas “humanos”.

A casi tres años de haberme graduado -y siendo un verdadero fósil de maestría-, me doy cuenta de que algo salió mal conmigo. Definitivamente no soy un “experto en gente”. Los conocimientos que tengo sobre “lo humano” -adquiridos tanto de manera teórica como práctica- me ha resultado harto insuficientes a la hora de los cataorrazos; es decir, cuando de alguna forma tengo sufro la necesidad de explicarme los porqués del ser humano.

De alguna forma tod*s nos tratamos de explicar el mundo; tanto el mito y el pensamiento mágico como la ciencia positivista son manifestaciones de esa necesidad. Entonces, para explicarnos esta complejidad, utilizamos los distintos saberes de los que somos partícipes, “simplificando” de cierto modo y hasta cierto punto la problemática, de tal forma que podamos darle una solución, a nuestro juicio, certera.

Sin embargo, hoy sabemos que los saberes no necesariamente son la realidad. Es decir, que muchos son ficciones racionalizadas que, sabiéndolas acomodar, calzan perfectamente. Ponernos de acuerdo en cuáles son “los buenos discursos” sería un caos, porque el científico miraría con desdén al curandero que sana a sus pacientes con té de ruda y el psicoanalista lacaniano negaría todo conocimiento cientificista sobre la sexualidad, y así.

Y en todo esta caos epistemológico entro yo. Y entro a no hacer nada, salvo cruzarme de brazos, porque no tengo ni puta idea de cuál de los saberes de los que participo son los “verdaderos” y cuáles no. Entonces, heme aquí, magullándome la frente tratando de entender por qué no puedo aceptar a cierta loquita y me limito a tolerarla, o por qué la gente poblana en los bares le hace tanto a la “pose” o -la pregunta del millón- ¿Qué carajos quieren l*s mujeres/hombres de uno?

Yo, la mera verdad, me quedo con la cara de What? Estaré invernando -socialmente hablando- si alguien me busca…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s