Estándar

I

Sé que me consideras una persona aburrida. No te equivocas, lo soy. Mi empleo es todo menos excitante, mi vida personal apenas si puede considerarse sutil, mi vida académica es un pasmo y mi vida emocional… bueno, todos lo saben: no tengo vida emocional. Sin embargo -palabras peligrosas-, nunca esperé tener más que esto: una rutina y una sana dotación de quejas. No temo equivocarme, mi vida alcanzó su cenit y su astro rey no puede competir con una bombilla de 15 watts. Qué más da.

II

He pensado últimamente mucho en la muerte. No precisamente en mi muerte; o en la muerte de alguien más. Sólo he pensado en la muerte, a secas, tan anónima como sólo ella puede ser. Se escucha interesante aquello de que morir es perder la individualidad; así como se pudre el cadáver, así se difumina el yo, permaneciendo únicamente como recuerdo. Teóricamente interesante, pero nada más. Lo sé, ya puedo escucharte: conmigo todo es teoría y nada práctica. No me importa, yo escribo un libro.

III

Buscar la inmortalidad es un mal de juventud. Bienvenido el invierno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s