Nombro a Sor Juana mi RP

Estándar

Ejem. Con ustedes, Sor Juanita:

En perseguirme, Mundo, ¿Qué interesas?
¿En qué te ofendo, cuando sólo intento
poner bellezas en mi entendimiento
y no mi entendimiento en las bellezas?

Yo no estimo tesoros ni riquezas;
y así, siempre me causa más contento
poner riquezas en mi pensamiento
que no mi pensamiento en las riquezas.

Y no estimo hermosura que vencida,
es despojo civil de las edades,
ni riqueza me agrada fementida,

teniendo por mejor en mis verdades,
consumir vanidades de la vida
que consumir la vida en vanidades.

Por eso, en el mismo pinche tenor digo: ¡Pinche Hacienda, deja de mamaaaarme, culera! Soy un jodido autista, déjame en paz ¡En paz!

Por su atención, gracias.

Estándar

I

Las últimas semanas han sido un continuo rodar sobre el empedrado; un caer de barril cuesta abajo sobre enfermedades, retrasos, olvidos y corajes innecesarios. Ignoro con qué tropecé y en qué momento perdí el control del rodar, pero parece que hoy el impulso de la inercia menguó, dejándome atropellado y de cara al piso. Me pregunto si acaso metí las manos…

II

Puebla apenas es un recuerdo de días mejores >> Camino al trabajo, al pasar por la calle donde vivía Ana, pensé que yo no era yo, sino Juan Preciado. La idea me ensombreció, pero también me hizo sonreír. Por mucho, Pedro Páramo es uno de mis libros favoritos. Puebla es un recuerdo, donde apenas viven unas cuantas personas entre la neblina y los fantasmas. Yo -en caso de seguir vivo- dentro de poco me iré. ¿Ell_s por qué no se van?

III

Qué cosa más curiosa es ver la televisión estando desnudos. Miramos videos viejos en VH1 y después nos dormirmos involuntariamente. Fue una noche linda.

IV

Me gusta la palabra frivolidad. Frivolidad, frivolidad, frivolidad. ¿Linda, no?