A contraluz

Estándar

Perder, encontrar y volver a perder. (así han transcurrido mis días). Encontrar una canción, por ejemplo. O perder un tren, aunque sea el tren ligero. Luego, en un miércoles cualquiera, regresar. Aunque después de tanto ir y venir no sepa a dónde realmente regreso. Y así, perder, y luego, olvidar. Perderme, de hecho;y  perder a alguien conmigo, si se puede. Y un rato más tarde encontrar el camino a casa; aunque la casa no se sienta como tal. Reencontrar una pluma que escribe bonito y perderle otra vez el miedo a escribir. Y a fracasar. Y volver a darle marcha a toda la maquinaría de esta cosa extraña. Darle una y otra vez a la manivela. Verla girar; girar, girar, girar. Y todo funciona de nuevo, al menos por cinco minutos, antes de que llueva y se lo chingue todo el gato diablo que me persigue por la vías. Y entonces sentarme en el piso del metro y querer llorar por cualquier nimiedad. Pero empiezo de nuevo: ganar, tener, perder, olvidar. Reencontrar una vieja fotografía; o aún mejor, encontrarme en ella, aunque no sea yo. Y sonreír sin motivo otra vez. Y temer sin motivo, también. Y correr para no perder el tren (aunque sea de tren ligero). Y correr al metro, sólo por correr. Y pensar en ti; pensar que piensas en mi pensando en ti. Y pensar. Traer a la memoria a Epicura, a Sócrates, Protágoras y los cuates de siempre. (amigos imaginarios). Dormir por hábito, comer por horarios. Beber café. Y después tratarle de dar estructura a todo, incluso al dolor de espalda y hombros. Y al sur de la ciudad, que está tan borroneado; y al Centro Histórico, con sus pisos levantados; y a la Condesa, insufrible; y a la Roma, añorada; y a la Narvarte, temida. Y darle a la manivela. Para gire todo a su ritmo por cinco minutos. Antes de que, repito, venga el chingado gato diablo y lo joda todo. Y me joda a mí. Y a ti. Y a nuestros amigos. (ya sabes esa monserga: pronto tendremos 30, qué hemos hecho de nosotros). Y callar profundo, un silencio terrible y pasmoso, cómplice de nuestra mediocridad. Pero nos susurramos, para calmarnos, que no fue nuestra culpa. ¡Son los tiempos! tiempos aciagos, nos decimos, como señoras rezanderas. Mira que triunfar es tan subjetivo… mira que la economía… ¡y la política!… y mira que yo, y mira que tú, y mira que estamos mejor que él. Y terminar rechonchos de autocomplacencias y autojustificaciones. Limpiarnos las bocazas con la servilleta de la razón y reír de alguna pendejada. Vaya días. Días de encontrar, perder y olvidad. ¿O fueron de reencontrar, retener y después aventar? Y romper contra la pared, en un berrinche tuyo, u dejarlas en la mesa en un descuido mío. O simplemente se nos fue la vida entre cafés. Y ahora somos una wasted genration, a punto de ser destrozados por los que vienen. Los que vienen… ahora sí les tememos, ¿verdad? Porque viene con madre, dicen. Porque saben más que nosotros… porque… porque nosotros somos estúpidos y felices. Allá ellos y su vida, acá nosotros y la nuestra. Y sonreír. Y olvidar sonreír. Y quererte tanto condenada. Quererte tanto… tener, perder, recordar, olvidar. Olvidar… pronto nos olvidaremos de estos días con la misma facilidad que los encontramos. Adiós memoria, hola ciudad.

Anuncios

4 comentarios en “A contraluz

    • Son del todo exacto sus signos de interrogación. A veces me pregunto si son realmente indeseables esa clase de sentimientos; cuando no los tengo, como que algo me falta, como que me siento más intranquilo, como si rondara los alrededores del error y sus complicaciones… ese sentimiento indeseado es como una alarma de sistema, te dice que todo puede seguir funcionando, pero que hay algo mal.

    • Ash, exageras. O como nos gusta decir en la maestría -goeei-: “Nena, estás sobreactuada”. Meh… hubiera sido peor quedarme en Puebla y escribir de Pokemones sarnosos que no hacen la tarea o que la bajan de Arrimón del Vago. Quid pro quo, Katita, quid pro quo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s