La vida es demasiado corta para un mal trabajo… y un Nintendo

Estándar

Está de más aclarar que soy propenso al recuerdo inútil; que no soy, nunca he sido -y seguramente no seré- hombre de epifanías; y que el 90% del tiempo afirmo que la vida carece de sentido (el otro 10% lloro y muevo las manitas -¿o es al revés?). Como sea, está de más cualquier aclaración para introducir el siguiente recuerdo:

[Voz en off de Kevin Arnold]: Era demasiado joven para comprenderlo, pero a mis dieciocho años aquel letrero pegado en la puerta de la oficina parecía ser una suerte de oráculo alucinante: “La vida es demasiado corta para desperdiciarla en un mal trabajo“. O al menos me lo parecía. Y no es para menos, ser el eslabón más bajo de la cadena alimenticia (incluso el plancton secretarial estaba encima de mí) no es tarea fácil. Trabajé ahí dos largos años, con sus primaveras y sus inviernos, con sus “fiestas de fin de año” y sus intercambios de regalos chafas. Como sea, el día que firmé mi renuncia recordé ese letrero. Es más, quería arrancarlo y llevármelo como un recordatorio para la vida que me faltaba recorrer; pero su dueño había renunciado meses atrás, llevándose su letrero con él. Así las cosas.

Hoy recordé ese letrero. Ese que ni letrero era sino una hoja mal arrancada de una revista. Hoy por la tarde me pareció verlo pegado en el monitor de mi computadora, en la cara compugnida de Miriam, en los rostros cansados y resignados de la Editora y el Diseñador Gráfico, en el cuadro que la pendeja de mi jefa colgó al revés (con todo y que ella posa cada que puede cuánto sabe de arte y que trabajó en una galería ex-clu-si-ví-si-ma. FAIL). Como sea, como haya sido, hoy ese letrero se apareció como debieron aparecerle las tablas de la ley a Moisés, si hubiera siquiera existido.

Lo sé, epifanía chafa, revelación de revista de tres pesos. ¡Pero a eso me atengo! La vida es demasiado corta para pasarla en una revista que regalan, que publican con horrores ortográficos, que no está registrada, donde venden la portada, donde el promedio de rotación es del 90% y donde cada que alguien se va termina armando un desmadre de borradera de archivos para que a la jefa le duela por lo menos el dedo gordo del pie.

¿Mi consuelo? Mi consuelo es provisional. Quiero pensar que todo este mes ha sido una novatada, que pronto saldrán mejores oportunidades, que pronto algo bueno pasará, aunque sea encontrarme un peso tirado en la calle. Qué se le va a hacer… por lo pronto, empezaré a juntar mi archivos en una carpeta y tendré el delete presto. Ja. Esta será una nueva tradición del bicentenario.

Además, estoy contento, porque ayer terminé mi certificación de Adobe y Mac. ¡Una rayita más al tigre curricular! Ignoro si me servirá en el futuro, pero qué rico fue aprender durante noventa y tantas horas cómo hacerle a eso de las imágenes y el diseño editorial. Sé que nunca rulearé el fotoshop, que el indisain y yo nunca seremos unos mismo (uo uo uooo) y que el ilustreitor se ríe de mí cuando lo abro (de piernas), pero me vale, yo me divierto horrores. Y como muestra de mi feiles, ai’ les dejo un dibujito que hice con estos mentados programas. Está del asco, pero es mi orgullo. Supongo que así se ha de sentir la mamá de Calderón. Sabe que su hijo es una bestia ¡pero es su hijo! y está orgullosa. He dicho :P

Oh sí, mi tributo a la procrastinación. :P

Anuncios

9 comentarios en “La vida es demasiado corta para un mal trabajo… y un Nintendo

  1. Katya rubia mil

    ¿O sea que vas a mandarlos a la chingada? Bueno, cuando vengas a tierras pipopes prometo tirar un peso en el salón, será mi contribución a la fundación cobayo. Felicidades por esa raya, yo no sé ni cómo se come eso, pero bueno, ya sabes que soy rubia. Ya sé a quién le voy a encargar que edite mis fotos pornos y en lugar de tirar un piso tiraré 10, jajaja.

    Un abrazo.

    • ¡Qué tal! Todo tuiter tendrá a Katyta rubia mil de wallpaper. Es la evolución de los calendarios de Bubis Gaytan en los talleres mecánicos a la web 2.0. Qué orgullo ser parte de ese salto: “Es un pequeño paso para el hombre, pero una jalada durísima a la humanidad” :’)

  2. Miriam

    Nota: escribo en tiempo pasado este comentario, para acentuar la falta de interés que tengo en tomar a este trabajo como una referencia de mi presente o de mi futuro.

    Sí. La novatada para ambos. En diferentes circunstancias llegamos al “infierno de Dante”, para cumplir la sentencia de investigar por horas de un tema superficial, epidérmico, por no decir plastificante, en el que ya no había ningún secreto que velar.

    Quizá lo peor fue haber recorrido los meandros del inframundo sin un cigarro quizá que nuestra directora fuera una mujer ignorante que repetía: “Voy a poner una Universidad donde exista la carrera de ventas, para que la gente sepa vender espacias en la revistas” (por eso la ignorancia persiste y la gente sigue vomitando información y fotografías sin sentido).

    Entonces surge… es cierto. “La vida es demasiado corta para un mal trabajo”, para que un mal sueño dure más de dos meses, para que el dolor de cabeza no sé quite en dpias enteros.

  3. Miriam

    mmmm. hay faltas de ortografía, jajajaja. Escribí rápido, seee FAIL. igual nos vamos por unas chelas con el buen Aldo, después de borrar los archivos y mandarlos muy lejos y oprimir Dalete, jojojojojojojoj. Una salida espectacular, eso es lo que falta, jajajaja.

    • Estás llena de odio, Miriam :P Pero todos ahí lo estamos :S Esa mujer tiene la habilidad pokemón de arruinarle la tarde a cualquiera, incluso si se trata de una salida inocua al teatro. Snif snif. Pero bueno, ¡ahora somos libres! (?) O algo así.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s