Finales alternativos

Estándar

Sí, sé que es molesto. Soy una de esas personas que rara vez está conforme con los finales; de esas que le buscan tres pies al gato y que terminan discutiendo por discutir, sin importar que lo antes defendido ahora es atacado y teniendo muy presente que el concilio no es un triunfo compartido, sino una perinola que dice: todos pierden. Sí, sé que es molesto: soy una de esas personas y es difícil deshacerme de mí (tómeme por ejemplo, mire cuántas veces lo he intentado y…).

Pero volviendo al asunto: eso no era lo importante. Lo importante es que no me gustan los finales. Y no se me malinterprete: mis motivos son sencillos, pero no son los siguientes: A) Incontinencia gestáltica; B) Obsesión por el infinito (que no es obsesión infinita, que conste); C) Síndrome de Rene Gónzalez Contreras (si no entiende esto último, no ha pasado suficiente tiempo en una oficina coqueta); D) Ninguna de las anteriores.

No, no me gustan los finales. Pero, como ya dije antes, eso no es lo importante. Lo importante, pues… pues qué importa. Pero como sea: en mi cabeza siempre pienso un final alternativo. A todo. Incluso este post tiene un final alternativo. Y a veces no es sólo uno. Qué va. No, si pueden ser muchos: varios, variados, variaciones variopintas incluso. Como por ejemplo esa tarde en que ya-sabemos-quien dijo… ¿En verdad importa? No, y por eso para mí es importante. Lo importante fue que yo pensé, que leí incluso (porque a veces puedo leer cosas que no existen, pero bueno, se entiende, me internaron en un psiquiátrico ¿lo recuerdan?), como ya-sabes-quién se había enojado conmigo y me había dicho que: … no es novedad. Todos sabemos qué me habría dicho en ese final alternativo. [Ahora sí, ponlo: ”   ):   “. Listo. ¿Feliz?].

Sí, mis libros favoritos tienen finales alternativos; también las películas. Incluso a veces hay sagas imaginarias, y son tan pero tan detalladas en mi mente que puedo ver los carteles, los objetos publicitarios y las entrevistas de los actores en la televisión compradísima. Los veo dar las respuestas que sus agentes escribieron; fruncir el ceño, meditarlo, mover un poco la cabeza (la audiencia estará vuelta loca), y luego, al final decir: “Sí, me gustó trabajar con él, creo que es un estupendo director”. Pero claro, obvio, lo dicen en inglés y es la voz de-todos-los-doblajes-mexicanos la que dice lo que acabo de escribir. Porque en mi mente, incluso, están lo errores de traducción. Pff… ¿Ven? ¿Ahora queda claro por qué esto era lo peor?

Pero bueno, no, esto tampoco era importante. Lo importante es que hoy, de tarde, que todavía apesto semen, que me arden los labios, que me duele el pito, HOY, sí, hoy: que hoy imaginé un final alternativo. Y si un demonio viniera a visitarme en este momento, si pudiera aparecérseme como un San Cipriano, le pediría que lo dejaba todo con tal de irme a ese mundo que dicen no existe, pero para mí es real, aunque inalcanzable. Ese mundo donde ya-sabes-quién se puso celoso de … Basta de estas estupideces. Como sea, eso no era lo importante. Lo importante es que:

[The End is Missing]

No, no importa. Así es mejor.

Anuncios

4 comentarios en “Finales alternativos

  1. Santa

    Los finales siempre son molestos, no importa cuantos finales alternativos se tengan. yo creo que para llegar a un final feliz, o simplemente a un final hay que saber cuando parar de contar. ya si no es final feliz, por lo menos ya no se tendrá que continuar con una historia que la mayoria de las veces es absurda o lo llega cuando para hacerla más digerible hay que plantear finales alternativos. Besos miles.

    • Señora mía (porque sí, lo aceptamos, ya eres una señora -aunque no mía) los finales alternativos en mi sistema son inevitables. Es más, mi cabeza ya ha planeado unos cuantos para nosotros: en el mejor de ellos los dos volamos al espacio impulsados por nada y morimos al cruzar la estratósfera. Sería lindo morir contigo si no puedo morir por usted. Como sea, ya aborté varias historias: ahora me obsesionaré con el olvido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s