Crónica de un bostezo

Estándar

Mi terapeuta decía que una de mis “tareas de vida” (qué insulso término) era mantenerme vivo. Ella veía en este “obligarme” una especie de prótesis: una voluntad artificial, venida desde fuera, para sostener a mi espíritu desprovisto de ese ánimo natural por buscar la permanencia en el mundo. Sí, en pocas palabras, me decía que era un ser rengo; y un cojo de la psique, del ser; vaya que si me hacía sentir contrahecho desde las entrañas.

Sin embargo, consciente o inconscientemente, he adoptado esa voluntad falsa. Llevo semanas sin querer comer, pero comiendo. Claro, en vez de hacer tres comidas, hago una o dos; e incluso me aguanto las ganas de vomitar. También me obligo a salir de la cama, todos los días, a las siete de la mañana en punto. Y me obligo a trabajar, o al menos a no regresar a la cama una vez fuera de ella. Son pequeñas batallas ganadas. Claro, batallas que por principio no me interesa pelear, pero que, bueno, consumen las energías que malgastaría de otra forma igual de estúpida.

Como sea, aún y cuando haga todavía lo que ella dijo que hiciera, eso no significa que le dé la razón, o siquiera que me trague el cuento de que tengo una misión en esta vida (de serlo, sería imposible y se autodestruiría en 4… 3… 2…). Si lo hago es por mantener la inercia, por hacer cualquier cosa: ella nunca entendió que lo mío es tan sólo un enorme mal de bostezo, que estoy y llevo año sumergido en aburrimiento fatal.

La vida me parece aburrida. Las vidas de las demás personas, incluso las más excitantes, me parecen aburridas. Los planes, las estrategias, los intentos de quiromancia, todos tienen una función única: evadir el aburrimiento, mantener la sonda gorda conectada a la nariz. Ah, y sí, recordar que el truco es seguir respirando, porque para mí (y subrayo esto último) la vida es un gran bostezo.

Ignoro por qué, pero estas últimas aseveraciones levantan polémica, prenden a la muchedumbre, les tocan no sé qué fibra que les hace gritar e insultarme. Supongo que se sienten Cohelo’s escribiendo Veronica decide morir o alguna chabacanería de esas, justificando y dejando muy en claro que: A) Ellos sí tienen por qué vivir; tienen un sentido y es claro y evidente. Cualquier argumento en contra ello es una imbecilidad que por algún motivo irracional los convierte en jueces furiosos. B) El problema no es el mundo pues la divinidad o el orden natural es perfecto, aún y cuando no puedan enunciar con claridad ese concepto o si quiera debatir sobre la pertinencia de éste. C) El problema es uno y se debe a cualquier comentario que pueda descalificarme a mí como individuo, sin importar si quiera la calidad de los argumentos (lo sé, qué más da, estuve en el psiquiátrico, he perdido todos mi derechos y así).

Como sea, soy uno de esos tipos que necesitan ver dragones. Y lo digo literal. Necesito ver fantasmas, hadas, demonios, incluso un mesias o un demonio. Pero no, no veo nada de eso. Sólo veo esquemas de física y biología alrededor. Sólo veo conceptos de psicología básica. Sólo escucho vibraciones numéricas. Sólo me aburro yo solo. Pero en fin, esto no tiene sentido (nada en este blog lo tiene). Así que mejor me voy a aburrir a otra parte. Qué aburridos son ustedes, por cierto.

Anuncios

4 comentarios en “Crónica de un bostezo

  1. Jajaja, pues claro que la vida (también) es un gran aburrimiento. Claro que la vida no tiene sentido. ¿Y qué? Me da igual eso. Me interesa lo que pueda ofrecerme, ya que a un espermatozoide y un óvulo les dieron por crearme (justamente) a mí… Por otro lado, si lo piensas en frío… sí que tenemos libertad absoluta. Total, lo peor que nos puede pasar cuando la vida es tan aburrida como la ves, es morir. Así que… qué más da. Pero eso es otro tema. Eres un aburrido, sí. Como yo. Como todos. ¡Viva el aburrimiento!

  2. Katya rubia mil

    ¡Huevos! ¡Tu cola es aburrida! Yo soy tan entretenida como una orgía de hormigas en un panqué a medio comer… nah, la neta también soy aburrida, por eso practico el sadomasoquismo extremo y la asfixia coital, así, bien padre.

    • ¡Mi cola no es aburrida! Bueno, un poquito, porque nomás la uso pa’ sentarme y cagar cuando un sector del mercado que manejo bien le interesaría darle usos alternativos. Pero, ash, ya me hiciste ponerme pedestre y vulgar. Bueno, más. Te mando sonrisas y dulces. U_U Ok, no. Mejor te mando uno de mis abrazos llegadores ¡Auu! Pa’ que si no te hacen sentir mejor, al menos te hagan sentir incómoda. He dicho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s