Los venenos

Estándar

Hoy duele donde duele. Es un dolor que a la vez asfixia y punza; pero no te engañes, es suave y tranquilo, como cuando tu madre te mecía en sus brazos (lo siento, no recordé que ya lo habías olvidado). Es casi un dolor dulce, como perfumado, recién sacado de una lata de duraznos en almíbar; y si acepta todos estos adjetivos es porque -ya lo sabes- no es algo físico: es el espíritu que siempre lo traigo mal amarrado, que con tantas sacudidas termina por terminar donde no debería. Pero, ignora esto último: este asunto del debería le corresponde a los filósofos, no a mí.

A veces nos duele algo, digamos, la rodilla. Duele, lo sentimos, pero no comprendemos por qué nos duele. Y duele y es molesto; y queremos evitarlo en un futuro a toda costa; o si es posible, quitárnoslo en ese momento. Y por eso nos preguntamos por qué nos duele. Si es por frío, pensamos, bastarán unas compresas de agua tibia; si fue por una caída comenzamos a preocuparnos y agendamos una cita con el médico (porque nos preocupa, y preocuparnos nos quita un poco el dolor). Lo mismo pasa cuando nos duele el espíritu, el fantasma. Pensamos qué hice mal, qué no debía hacer o pensar. Queremos encontrar la genealogía del dolor… sí, para quitárnoslo, para sentirnos mejor. Pero puede que así como funcionan las cosas del cuerpo no funcionen para la mente.

A veces uno siente dolor (pudo ser una película; o los mensajes que no llegaron; o pensar demasiado en los finales alternativos; puede que extrañe, puede que no; puede que todo sea algo más profundo o sólo un engaño). A veces uno siento dolor y no sabe por qué. Se tumba en la cama y piensa que ese dolor nació como nacen los venenos: cúmulos de ingredientes que por sí solos no hacen daño, pero que mezclándolos en la dosis correcta producen la muerte. Hoy mi ser muere un poco.

Pero basta de esos pensamientos; esos pensamientos también siguen la lógica del mundo físico. Seguramente son erróneos. Más vale dormir y olvidar. Hoy el mundo es pequeño y el tiempo pasa lento. Será mejor dormir.

Anuncios

2 comentarios en “Los venenos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s