Soundtrack de una película que nunca verás I

Estándar

Hoy me sorprendí, y veo que mi sorpresa es compartida. Hace 16 años escuché por primera vez El baile y el salón de Café Tacuba. Tenía once años, era su cuarto sencillo y poco me importaba la música; mucho menos ese grupo poco apto para la moral clasemediera de mis padres. Sin embargo, sonaba en todos lados. Me gustaba su pa-parapa-eo-eo y la guitarra hipnótica que involuntariamente me hacía mover los pies. Años pasaron -cinco, de hecho-y la canción siguió sonando, sólo que ahora en casa de Mauricio, encerrados en su cuarto, viéndolo fumar (yo era un ñoñazo).

Pero poco importa el pasado. Hoy, tras 16 años de sonar en mi cabeza y de emocionarme cuando en modo random se escucha por alguna bocina del mundo, descubrí que la canción habla del amor entre dos hombres. Sorpresa matutina. Revisé la letra en internet. En dos sitios. En tres. En todos la misma frase:

Y así bailando quiero
que me hagas el amor,
de hombre a hombre
voleuz-vous coucher avec moi?

Se me cayó la cara de emoción. Claro, después comencé a buscar su impacto en la -horror- vida gay y noté su intrascendencia. Nada, ni un blog que le dedicara un post entero; cero: a ningún jotillo la canción le ha dicho lo que a mí ahora me dice, lo que a mí ahora me recuerda, lo que a mí hoy me hace sentir. A lo sumo encontré blogs de machos cabríos heterosexuales que se quejaban del homoerotismo de la canción (quejas que van desde el franco asco hasta el discreto repudio recubierto por lo políticamente correcto, aduciendo que desde el momento en que notaron esa estrofa “ya no se sentían del todo identificados”). Puaj.

Pero de nuevo, eso no es lo importante (lo importante es lo siguiente: tengo ganas de decirte tantas cosas…), y rompo el paréntesis, qué manía la mía de susurrar incluso en mi blog. –> Qué puedo decir a mi favor, doctor Freud, tengo tantas cosas por decirle, pero me las callo. Y cuando le doy play a esta canción se las digo sin decírselas (claro, en mi cabeza, pero ya sabe, todo ocurre en mi cabeza). Y qué diablos, no es tan grave. No quiero decirle que lo amo forever and ever como quinceañera enamorada; ni que quiero ser su novio (al menos no ahorita): sólo quiero decirle que yo que era un solitario bailando me quedé sin hablar, mientras tú me fuiste demostrando que el amor es bailar…

 

Y sí, bailando quiero que me hagas el amor, de hombre a hombre, voleuz-vous coucher avec moi...

 

Anuncios

2 comentarios en “Soundtrack de una película que nunca verás I

  1. Katya rubia mil

    ¿Neta no sabías que hablaba de dos hombres? JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA, risa mil, gooooooeeeeeeiiii. ¿En qué planeta vives? De hecho así fue como me presentaron la canción, con un “cándido”: par de putos ¿no? Desde entonces yo la amo mil, creo que la melodía es muy buena y la letra pegadora, nada que ver con tu música indie retro :P

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s