El final se acerca ya…

Estándar

Pasado mañana termina el año... y yo no tengo mucho qué decir al respecto. Al igual que muchos, también soy partícipe de la urgencia por hacer un recuento de las peripecias acontecidas en el 2010; o, por qué no, de los miedos y esperanzas que despierta en mí el 2011. Sin embargo, el tiempo, el trabajo y cierta resaca inmaterial me impiden entregarme a la tarea de enumerar aciertos y errores. Supóngome que ya me llegará la oportunidad de hacerlo a destiempo, como es común ya que ocurra en mi vida. Por lo pronto, lo único que me queda, es apresurarme con los pendientes, comprometerme con las decisiones tomadas hasta el momento y desearle a tod_s l_s lector_s de este blog un buen inicio de año y un mejor desenlace dosmildoscero. Felices fiestas.