Pensar la forma de no pensar

Estándar

Me caga pensar. Será porque no sé hacerlo bien. Un gato persiguiendo su cola, en círculos, hasta cansarse, sin llegar a alguna parte. Pero eso no importa: cada vez son menos las oportunidades de hacerlo y… Supongo que por eso me gusta escribir. Uno puede borrar. Corregir, formatear. Abrir una nueva hoja, tomar otra libreta, qué-sé-yo, algo; y empezar de nuevo (o al menos tener la impresión de que eso es posible). A diferencia de muchos, para mí escribir no es cuestión de salud. Las catarsis suceden de otra forma. No de las mejores, creo. Pero suceden de otras formas. Escribir, para mí -grave problema- requiere voluntad, energía, disposición, entrega. Y, por qué no, ganas de sentir un placer pequeño: como caminar, tomar un café, verte sonreír. No es un orgasmo, pero mi vida no soporta muchos orgasmos; se satura, se borronea la mirada. Otra vez: qué-sé-yo.

A últimas fechas hay mucho qué pensar. Pensar y re-pensar. Y no quiero hacerlo. Me niego a hacerlo. Hoy fue un buen día (hasta que la maquinita comenzó a funcionar). Fue un gran día sin nada en especial: dos buenas entradas -creo; hamburguesa de Carls Jr.; caminata por Cefeida sin malos recuerdos; un café del jarocho; tomar una siesta; dibujar un poco. Vaya, fue un gran día. Por eso no lo quiero arruinar pensando. Que motivos para pensar los hay; que urgencias; que el dinero. ¡Carajo! ¿A mí cuándo me ha interesado el dinero? Lo gano, lo uso. Lo básico. No aspiro a lujos, aspiro a grandes días de emociones pequeñas. Lo básico. Y sin embargo entra la angustia: de dónde sacar dinero. No hay seguridades, tanto pueden pagar como no. y… ¿ves? Pensar no es bueno, por eso ya no lo hago.

Quiero dejar de pensar como se deja un mal hábito. Abandonarme a esto que tengo, a estos días de placeres sencillos y en solitario. No tengo problema con ellos… ellos no tienen problemas conmigo. Por eso, mejor no pienso.

Anuncios

2 comentarios en “Pensar la forma de no pensar

  1. La reina del rivotril

    ¿Qué no se supone que los que se persiguen la cola son los perros? ¬¬
    Lo malo es que paga, si no te diría que ya no pienses, porque esas notas de refritos culturalosos que escribes ahora ya no me están gustando. Pero bueno, a mí me mantienen (así que eso de la pensancia no va conmigo).
    Besu.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s