Cuestión de enfoques

Estándar

Cuestión de enfoques. Que mira que para mí no es lo mismo mirar con el ojo izquierdo que con el derecho. Una semana en Querétaro puede ser demasiado tiempo. Y corrijo -me. Una semana no en Querétaro, sino en Tequisquiapan. Una semana de sol y viento, de estrellas por la noche, de neurosis y vida a la deriva. ¡Ah! ¿Nunca te has preguntado quién deberías ser? Ser quien se supone quieres hacer es fácil: cuestión de voluntad (cuestión de enfoques). Pero ser lo que se supone que debes ser… ¡Ah! Pero mejor no hablemos de eso. Hablemos de Pi. O de tal. De Querétaro y otros lugares. De Puebla o de Cholula. De México y sus alrededores. De por qué no debí ir nunca a Cuahutitlán (o como se escriba) / de por qué nunca debí ir a Puebla / de por qué nunca debí porquear de más mi vida. Ay, por qué. ¿Por qué el porque? Porque sí, porque es lo que hay. Y todo sigue por ahí. Y escribir, sólo escribir, sin sentido, sin necesidad, incluso apuntalando la hueva con voluntad. Empujar, empujar, empujar. No importa cuánto cueste, no importa cuánto duela. Escribir como se arranca un padrastro, escribir como se debe escribir. Cuestión de enfoques. Creo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s