Sábados de laxitud

Estándar

Hay una anécdota detrás de esta imagen. Pero no la contaré, como es mi costumbre. (O sí lo haré… no sé. Con el paso del tiempo he olvidado cuáles son –y cuáles no– mis costumbres). Pero eso no importa. Hay un bar en la Zona Rosa que no me termina de desagradar. Al contrario, creo que me agrada. La cerveza no es tan cara. Y hay mezcal; te lo sirven en caballito tequilero y acompañado por una charolita de peltre con gajos de naranja rociados con chile piquín. El servicio es malo; tan malo que uno se puede ir sin dejar propina. Y eso me gusta. A veces ponen a Depeche Mode, a veces a Portishead. Y siempre hay mucho de esos ritmos que enloquecen a los loquitas y las tuerce de más. (Siempre se puede más). La concurrencia es variada, pero por lo general aterrizan hipsters y modernas. Por todos es consabida mi debilidad por las chicas hipsters; así que es un buen observatorio de faldas y piernas con calentadores. Ah, claro, y lentes de pasta –sí, como los míos… meh–. Está en la calle de Amberes, casi alcanzando Reforma. Se hace llamar la Botica, pero no tiene ningún letrero o rótulo que te haga saber que has llegado. Dicen que es franquicia; dicen que no me importa. Y el mezcal y sus bebidas coquetas no son malos –y la cerveza, por lo general, es fría–. Creo que es el único bar que no me desagrada. O el único que, tomándome ciertas licencias, me gusta. Y bueno, sé que nada tiene que ver el texto con la imagen. ¿Pero no se han dado cuenta? En mi vida nada tiene que ver con nada. Es como un mal collage. Podría escribir algún textos de esos azotados que tanto les gustan. Pero no, hoy no. Y no es que esté feliz –creo que todo lo contrario–. Pero, vamos, es sábado, démonos la licencia de ser ligeros. Ligeros y laxos, aún con la acostumbrada tristeza.

Actualización: BTW ¿Qué imagen tiene más caché (si es que alguna llegara a tenerlo), la blanco y negro o la a color? Ande, no sean maloras y díganme.

Anuncios

8 comentarios en “Sábados de laxitud

    • Mis etiquetas qué, el proyecto fallido de la modernidad que se gestó durante el renacimiento italiano y que se vio en cristalizado en la obra de Descartes quien fundó el esquema de sistema mundo que llevaría a Rimabuad a decir “hay que ser absolutamente moderno” y que sería interpretado por las jotitas de la Zona Rosa por “hay que ser absolutamente modernas”, tributando a Gaga, Angel Face de Pond’s y la música del Cabaretito. Mis estiquetas qué, Rubia ¡Qué!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s