De la vida

Estándar

Pensé que podría sobrevivir sin medicamentos…

Uno nunca sabe lo pendejo que és hasta que la vida te lo refriega en la jeta.

Anuncios

de los nuevos albores

Estándar

Con tristeza observamos el amanecer a través de su ventana. Desconfiábamos de la aurora; ningún albor de nuevo día podría sacarnos de la inercia de años. Nos propusimos dejar de pensar en el futuro, como quien abandona un mal hábito. Enfrascarnos en el presente y su tópico más grande: la supervivencia.

–Nada le debemos a la vida –pronunció, quedo, Mauricio–, y, por consiguiente, ninguna deuda tiene ella con nosotros.

            Habíamos pasado la noche entera en vela; los discos se habían terminado, pero aún  nos quedaba cerveza en la mesa. Adriana recargó la cabeza sobre el hombro de Mauricio y cerró los ojos por un momento. En su mente tarareaba una canción de Nirvana sin llegar a recordar el nombre o la letra, pero la tonada era persistente, como el olor a cigarro.

            Me levanté al baño, pensando en todos los años botados a la basura. Tiempos lejanos en los que algún orientador vocacional nos había pedido visualizarnos en cinco o diez años. De qué había servido toda esa mierda psicologicista si terminaríamos de la forma en que lo habíamos hecho.

            Al regresar, Adriana y Mauricio se besaban, como lo habían hecho años antes, cuando aún eran novios. Tomé una cerveza y me dirigí a la ventana. Amanecía domingo y las palomas de la cornisa de enfrente comenzaban a despertar de su sueño. Busqué algo qué aventarles para dispersarlas, pero nada había a la mano. Las dejé despertar, lentas, taradas, inconscientes.

De los patrocinios

Estándar

Lidiar con dueños de franquicias, vía telefónica, es una de esas cosas que preferiría eliminar de mi nueva vida. Algunos se muestran -o por lo menos fingen- estar interesados en el proyecto, pero hay otros que, de muy mala gana, te piden ordenan que les envíes la información a su correo electrónico, cuando no llevas ni un minuto hablando con ellos. Claro, cuando puedes hablar con ellos; la mayoría de las veces te mandan con sus asistentes o con el director de mercadotecnia -si lo tienen-, quienes toman nota (a veces) y luego se lo comentan a ellos. Hasta ahora el marcador va: Cobayo 0 – Franquiciatarios 1. Pedí, como patrocinio, unas cuantas latas de pintura y hoy es el día en que se siguen haciéndose weyes respecto a darme una respuesta afirmativa o negativa. Esto de pedir patrocinios es un asco, pero como dicen the show must go on. Mañana seguiré tocando puertas telefónicas, rogando por una escucha atenta y un bolsillo prodigioso.

De los viernes

Estándar

Yo no sé si sea lo mejor para mí acabar ebrio al punto del vómito todos los viernes en bares de mala muerte. Pero a final de cuentas sigo sin saber qué es lo mejor para mí. Perderme en los excesos ha sido una desconcertante manera de encontrar alivio a la tensión semanal. Ahora, que tengo salmonela y una prohibición de beber alcohol no sé qué haga. Embrutecerse de café no funciona y mi acceso a drogas por el momento se ha visto severamente reducido. ¿Meteré la cabeza al horno? ¿Me pondré en el encendedor en la nariz? ¿Qué diablos haré el viernes?